Clara Bow, La chica ” it “

It, esa fracción impropia de vaga atracción que, de una forma u otra, nos pone en acción ( canción de Sigmund Romberg)

Teníamos individualidad. Hacíamos lo que queríamos. Nos acostábamos tarde. Nos vestíamos como mejor nos parecíaHoy en día las estrellas son sensatas y no arruinan su salud. Pero nosotros nos lo pasábamos mejor. ( declaraciones de Clara Bow poco antes de morir)

Clara Bow la chica de Brooklyn, la pandillera de vida difícil y sueños de cine abandonó su barrio camino de Hollywood. Los años veinte, la alegre era del jazz, en Hollywood estaba el sueño de miles de jovencitas, que como plaga de langosta, en conocido título de Nathanael West, acudían a buscarse la vida a California. Eran guapas o no, tenían talento o no, muchas quedarían arrinconadas sin pasar de camareras de bar,  amantes de ayudante de producción o de guionista o de extras mal pagadas, pero la meta, el sueño era California. Clara era bajita y rellenita y su pelo zanahoria no parecían muy adecuados para triunfar, sin embargo Clara, gana ese concurso en su ciudad y marcha a cumplir su sueño a Hollywood. Después de unos papelitos, consigue el sueño de aquellas muchachas, triunfar. Pero Clara no sólo consigue el éxito, con su mirada, su desenfado, su chica revoltosa consigue enamorar a los espectadores, pronto se convierte en una de las estrellas más importante estrella de ese momento.

Clara Bow va a ser la encarnación de la flapper, esa chica alegre, desenvuelta, descarada, con ganas de divertirse, de amar, de vivir intensamente la vida que tan bien retratase en sus relatos Scott Fitgerald. Curioso paralelismo entre escritor y actriz. Fitzgerald el escritor que reflejara aquellos felices veinte acabará hundiéndose en los hoscos treinta, el mismo camino llevará Clara Bow, la flaper que parecía sacada de uno de los relatos de Scott, se verá obligada a abandonar su carrera en los años treinta.

Poco a poco Clara se va imponiendo en el cine de la época, películas como la famosa It, la lanzan al estrellato, pero una vez más Hollywood va a desaprovechar el talento de una actriz. Clara queda encasillada en esos papeles de joven desenvuelta y descarada hasta quedar casi sin sustancia. Con el sonoro realiza dos películas La loca orgía ( The wild party) en 1929 y Las calles de la ciudad  ( City streets ) de 1931. retirándose en 1932.

Pero el verdadero calvario llegaría a costa de su intensa vida amorosa y  sexual. Los amores de Clara, Victor Fleming o Gary Cooper, y sobre todo sus desenfrenos sexuales van a ser la comidilla de Hollywood. Cuando en 1930 despide a su secretaria, Daisy De Voe, esta vende escandalosos reportajes a la prensa sensacionalista y medio pornográfica de Nueva York, las fiestas en casa de Clara, sus constantes aventuras, toda su vida sexual publicada en la prensa. Clara la interpondrá varias querellas que ganará pero el daño ya estaba hecho. Clara acaba retirándose del cine y casándose con el cowboy actor Rex Bell, que en la década de los cincuenta llegaría a gobernador de Nevada. Clara entraría en un círculo de depresiones con continuas entradas y salidas de clínicas de salud. Falleció en 1962.

Clara Bow es el ejemplo de cómo Hollywood puede acabar con una actriz de éxito. El encasillamiento en el papel de flapper la hizo estancarse en su carrera que  junto a los chismes y la hipocresía de Hollywood destrozaron su carrera. Clara tenía el talento suficiente para haber dado ese paso de jovencita flapper a mujer screwball .Teía el encanto y el talento para haber triunfado en las comedias de los años treinta y cuarenta y codearse con Claudete Colbert o Carold Lombard.  Pero  Hollywood crea y destruye con la misma facilidad.

Anuncios