Ascensor para el cadalso de Louis Malle

Esta película siempre me ha parecido que venía a confirmar que en aquellos momentos había un clima general y un deseo de empezar a hacer otro tipo de cine cuya eclosión vendría con la llamada Nueva Ola ( Nouvelle Vague) del cine francés. Malle que no estaba vinculado al grupo de Cahiers, aunque hay que señalar la elogiosa critica de André Bazin a la película de Jean Costeau El mundo silenciosodonde colaboró como cámara , se adelantó a algunos de los planteamientos que los jóvenes críticos de la famosa revista venían haciendo y que posteriormente plasmarían en muchas de sus películas. También hay que tener en cuenta la afición por el cine negro americano, no hay que olvidar que eso de cine negro ( film Noir) fue un invento conceptual o una etiqueta de la propia crítica francesa.  La película de Malle adelanta ya algunos planteamientos que posteriormente  van a desarrollarla Nueva Ola.

Louis Malle siempre fue por libre aunque seguramente todos los planteamientos críticos que venían abogando por un nuevo cine y que culminarían en las teorías de André Bazin yla NuevaOla eran conocidos por Malle.

Malle logra plasmar a la perfección esa atmósfera claustrofóbica que  caracteriza y da sentido a la película. Claustrofobia, no sólo por el encierro en el pequeño ascensor, sino la que transmiten los distintos personajes atrapados en sus vidas. Atmosfera que consigue a través de situar la acción en sitios cerrados, en espacios pequeños, oscuros, la oficina, el ascensor, el motel, los clubes nocturnos, la comisaría, la habitación de criada de la joven, o en esos primeros planos que reflejan la angustia de Florence en la famosa escena de su paseo por el París nocturno buscando a su amante, todo ello marcado por la excepcional banda sonora de Miles Davis que funciona como elemento importante de la película. A través de esos espacios asistimos a toda la angustia de los protagonista en esa vida que les asfixia y que sólo encontrarán en el asesinato una salida.

Desde el efectista  inicio con ese primerísimo plano de Florence ( Jeann Moreau) hablando con su amante Julien (Maurice Ronet) ya  nos coloca en la situación de partida. A lo largo de la película vamos a ir completando el retrato , las circunstancias de los personajes. Como en un collage, Malle plano a plano, en pequeños detalles nos va a ir dando las claves de la acción y la situación de los personajes. Una mujer joven encerrada en un matrimonio desigual, un excombatiente y héroe de Indochina, empleado de un vendedor de armas, para el que realiza trabajos especiales, una pistola, unos planos, una cámara de espía, un hombre que gasta la noches entre amigos y bares y clubes nocturnos, un hombre desilusionado y hastiado de seguir siendo para todos ese estereotipo héroe de Indochina, sólo Florence sabe apreciarle como persona.

Como en casi todas las películas policíacas vamos a asistir a una serie de azarosas situaciones que acabarán frustrando lo que iba a convertirse en el crimen perfecto. Un adulterio, el asesinato del marido, un ascensor que se detiene, un coche robado, el asesinato de unos turistas, falsas implicaciones y el hallazgo final. Clásica sucesión de situaciones adversas que acaban en el desenlace esperado.  Malle en su estilo peculiar no se implica ni se posiciona moralmente ante la actitud de los personajes, muestra fríamente las acciones deja que los personajes se muevan y hablen pero no los juzga, simplemente deja que el público asista a una situación dada.

Al mismo tiempo y en su papel actancial nos encontramos con la pareja de jóvenes, ella una joven dependienta de floristería soñadora y romántica, él un medio delincuente. Una pareja que se lanza a la aventura de vivir por un instante una vida que no es la suya, vivir una impostura que traerá graves consecuencias y provocará el desenlace fatal de la película . El coche robado, el motel que les supera, un crimen absurdo, la realidad otra vez en esa habitación de criada, el falso intento de suicidio. Juego paralelo con un final parecido al de los protagonista.

Mención aparte merece la magnífica banda sonora de Miles Davis que compuso en un pase de la misma que realizó para él Malle. Una banda sonora que se integra eficazmente a la acción de la película, sería imposible imaginar esta película sin la trompeta de Miles Davis marcando los sentimientos y la angustia de los protagonistas.

Excelente estreno en la dirección de Louis Malle, un director que ha sabido tratar con valentía cualquier tema por controvertido y polémico que fuese.

.

Ascensor para el cadalso ( Ascenseaur pour l´echcafaud ) 1957

Dirección, Louis Malle

Música, Miles Davis

Intérpretes : Jeanne Moreau, Maurice Ronet, Jean Wall, Lino Ventura, Georges Poulolie, Yori Bertin, Ivan Petrovich

Anuncios