Coffe and cigarrettes de Jim Jarmusch

El placer de charlar, de mantener disputas, teorías absurdas, de dejarse llevar por ideas extrafalarias, contar historias que nunca fueron como se recuerdan. Fumar un cigarrillo, tomar café o una copa, pequeños placeres, a veces los mejores momentos son esos.

Si hablo de esta película algo especial,  se encuentra ya en DVD si es que los inspectores de sanidad no la han retirado, es por el momento en que vivimos, como reivindicación de la sana costumbre de fumar un cigarrillo con el café , té o una copa, según gusten, mientras se charla en grata compañía.

Esta no es una película al uso, bueno dudo que se la pueda llamar una película, son el conjunto de pequeñas historias que tienen como protagonistas a músicos y actores que en pareja charlan sobre una mesa de café mientras consumen una buena cantidad de cigarrillos. Jarmusch fue filmando estas historias a lo largo de varios años, yo recuerdo las primeras la de Benigni-Steven Wright, la de los mellizos Lee y la intervención de Steve Buscemi, y la de Iggy Pop y Tom Waits que se proyectaron como cortos, cuando  se proyectaban cortos antes de las películas  Bajo el peso dela Ley, Mistery Trainy Night in the ear. La estructura es siempre la misma dos personas conversan en un bar o en un café. La particularidad de esta película es que la presencia del otro casi siempre produce incomodidad o desagrado, o mantiene teorías bastante peculiares sobre la vida o el arte. Las conversaciones y las situaciones transcurren en una atmósfera un tanto rara desde un desquiciado Benigni que está deseando que su compañero se largue, al  camarero que defiende la teoría del gemelo malo de Elvis, a ese Iggi y Tom Waits que se miran con desconfianza, que se tiran puyas sobre su música, las dos primas de diferente condición social y económica forzando la simpatía, Alfred Molina descubriendo su parentesco con  Steve Coogan y ese final con un disparatado Bill Murray.

<!–[if !vml]–><!–[endif]–>

Un experimento de Jim Jarmusch, divertido y curioso sobre las relaciones humanas y el absurdo que se dan entre ellas.

Estrenada en 2003 creo que con el tiempo quedará como un testimonio de cuando los seres humanos aún eran libres, y se podía fumar acompañado de una taza de café. Qué tiempos los de la libertad. Qué hay mejor que con un amigo discutir de fútbol o conquistar a una mujer con un cigarrillo en la mano. Como decía Woody Allen he descubierto que con un cigarrillo en la mano soy irresistible. Pues eso.

Anuncios

2 Comments

  1. A mi me encantó! Dead man me hizo admirador de Jarmusch y esta pelicula me tuvo con la sonrisa en la boca entre calada y calada todo su metraje. Iggy y Waits se encuentran y finjen no fumar, haberlo dejado, opinan que es patetico, de perdedores… pero, dice Tom Waits, lo bueno de haberlo dejado es que puedes fumarte uno cuando quieras. Y fuman. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s