Lulú, La caja de pandora

 

Franz Wedekind ,ese escritor un tanto bohemio y atrabiliario de la literatura alemana de finales del siglo XIX, iba a crear en sus dos obras, El espíritu de la Tierra y La caja de Pandora, uno de los mitos femeninos universales, el personaje de Lulú.

 

Lulú es la encarnación de las fuerzas subversivas y elementales de la naturaleza en su pugna con la sociedad convencional , un enfrentamiento en el que una de las dos partes va a ser destruida. 

El Espíritu de la tierra : es el momento del ascenso de Lulú a lo largo de ella el personaje va desarrollando su libertad y también su poder frente a los hombres.

En el prólogo Wedekind nos adelanta ya desde el simbólico domador de fieras la lucha entre los distintos actores del drama. Lulú es caracterizada como la serpiente, el espíritu de la tierra el animal sinuoso, el engañador que introducida en medio de la sociedad no perderá su condición de fuerza de la naturaleza , que con sus instintos desafia  las convenciones de la sociedad burguesa. 

Lulú no tiene origen, pertenece al submundo, a los márgenes de la sociedad, nada sabemos de su pasado salvo que fue Schon quien la encontró y la educó y la introdujo en ese ambiente. A lo largo de la obra Lulú va ir apareciendo con distintos nombres según les nombren sus amantes. En el primer momento la vemos vestida de Pierrot, el arlequín, casada con el millonario Goll,  quien morirá de un infarto tras descubrir su infidelidad con el pintor Schwarz, entonces pasará a ser denominada Eva, como la mujer destructiva, y por último con Schon se muestra claramente como lo que es es esa serpiente que acaba por destruir al tigre. 

En ese camino Lulú va a ir despojándose de su careta y desafiando cada vez más abiertamente a la sociedad que la acoge. Frente al papel sumiso con Goll, con el pintor Schwarz despierta todos sus instintos de la naturaleza, la vemos rodeada de amante, y de pretendientes ante la desesperación de su marido que acaba por suicidarse. La última victima será Schon, su protector, su objetivo de siempre, es casi una fijación, Schon por todos los medios ha intentado rehuirla casándola con hombres ricos, hasta que acaba sucumbiendo, para al final en una discusión acabar matándole.

 

Wedekind no simpatizaba con el feminismo en su lucha por la igualdad con el hombre, para él, el feminismo lo único que conseguiría es que la mujer asumiese el papel de los hombres que cayese en las mismas actitudes que ellos. Para el dramaturgo alemán la mujer representaba la fuerza de la sensualidad, de los principios elementales que destruiría la sociedad burguesa. Lulú es el reflejo de estos planteamientos, es una especie de depredadora que introducida en ese ambiente acaba destrozando toda ese convencionalismo, su espíritu, su libre sensualidad, sus deseos carnales quiebra los valores burgueses, representados principalmente por Schon al que acaba asesinando. Es la destrucción de una civilización, de una moral por las fuerzas de la naturaleza. 

La caja de Pandora : pensada en una sola obra dramática al final Wedekind construyó dos dramas , La caja de Pandora sería la continuación de El espíritu de la tierra. Si el primero representa el ascenso de Lulú y su desafío al mundo burgués, La caja de Pandora representa su vuelta al submundo de donde la rescató Schon. Condenada por el asesinato de su marido, logra escapar gracias a la condesa Gerschwitz y Alba Schon. En Londres Lulú vuelve a sus orígenes, a la marginalidad de la sociedad, oculta en un tétrico piso ejercerá la prostitución como forma de ganarse la vida. Al final será asesinada como expiación de sus culpas por Jack el Destripador. Una vez más Wedekind muestra como la sociedad burguesa expulsa a todos los sujetos que no son capaces de asumir su moral y su vida. Lulú es una víctima de esta moral incapaz de comprender la fuerza de la naturaleza. Lulú vuelve a ser un objeto un juguete de ese inframundo al que ha vuelto, asistimos a su degradación como persona, a su degradación física, ahora ya sólo es una prostituta, ya no es la belleza cautivadora de los hombres. Su muerte será la culminación de esta decadencia.

 

 Wedekind, es un dramaturgo que se adelanta al expresionismo en su ruptura con el naturalismo vigente, dos obras cargadas de fuerte simbolismo y que en algunos diálogos adelanta ya el teatro del absurdo. Pero sobre todo es uno de los creadores de unos de los mitos del siglo XX, Lulú la mujer libre, la mujer destructora de una sociedad que atenazada por una moral hipócrita trata de arrebatarla todos sus principios de sensualidad. 

 

Lulú en el cine : En 1917 Alexander von Antalffy realizó una Lulú protagonizada por Erna Morena. Al año siguiente, en Hungría, Mihaly Kertesz (que será conocido luego en Hollywood como Michael Curtiz) realizó otra versión con el mismo título, con Claire Lotto. De 1919 fue la producción alemana Die Büsche der Pandora, de Arzen von Cserepy, con la danesa Asta Nielsen. Y en 1923 dirigió Leopold Jessner en el mismo país Erdgeist (El espíritu de la tierra), de nuevo con Asta Nielsen. 

Pero sería GW Pabst en 1928 quien con su Die Büchse der Pandora( La caja de Pandora ), quien realizase, hasta ahora, la película clave sobre el personaje de Lulú. En el momento de realizar la película se planteaba la dificultad de llevar al cine mudo una obra de teatro tan compleja como esta, sin embrago Pabst solventó de forma magistral este problema.  Pabst militante del nuevo objetivismo, opuesto al expresionismo alemán, trazó los rasgos que a partir de ese momento tendría Lulú, protagonizado por Louis Brooks, dio al personaje todo un aire que en la obra de Wedekind no estaba, una ambigüedad que erotiza cada imagen de la actriz, su imagen aniñada un tanto andrógina, su manera de moverse, una calculada frialdad, crearán la iconografía definitiva de Lulú. Pabst se mostró como  un maestro en crear los diferentes ambientes, desde las estancias burguesas, al teatro, al barco casino y lo bajos fondos, supo mostrar ese descenso de Lulú hacia el submundo pero también supo mostrar una Lulú esplendida, dominadora y fría en la conquista. Una gran película, pero sobre todo una gran aportación al personaje de Lulú como mito femenino universal. Hoy Lulú sigue siendo la imagen de la inigualble Louis Brooks

Las dos obras  de teatro de Wedekin se encuentran editadas en Cátedra en su colección Letras Universales. La película de Pabst se encuentra en DVD.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s