Pink Flamingos de John Waters

En aquellos años, finales de los setenta, todo era Underground. Todo lo provocativo, raro, confuso, novedoso era underground. Había cine underground, comics underground, literatura y arte aunderground incluso chicas underground, las chicas underground nunca supimos quienes eran pero algunos aseguraban que existían. Uno que a sus quince años empezaba a interesarse por este mundo nunca supe con exactitud que era eso del underground, pero debía ser lo más. Luego a principios de los ochenta empezamos a ser postmodernos y entonces el underground ya era algo demodé, entonces lo más era  ser posmoderno, desde una lata de cocacola al sonido emitido por un saxofón. Ahora todo es indi y vintages, que tampoco me he enterado muy bien de lo que es, pero debe de ser lo más, cuando paseo por algunas zonas de Madrid me encuentro cafés vintages, peluquerías vintages y hasta pizzas vintages, empiezo a pensar que sin etiquetas no somos felices.

John Waters y su Pink Flamingos era lo más del underground, eso decían lo enterados de turno, yo hasta bien avanzados los ochenta no ví esta película y entonces todo aquello que se habían contado sobre Waters y su Pink Flamingos ya no valía. La primera película que vi de Waters fue Polyester , que respondía a la estética de la cochambre del director americano .En España la estética de la cochambre se encontraba en las primeras películas de Almodovar sobre todo en su primera Pepi Luci Boom.

Mi visión de Pink Flamingos ha ido variando desde la primera vez que la vi. Si al principio me pareció una especie de provocación, caca, culo, pedo, pis, para epatar al personal, creo que hoy es una película que adelanta, intuye, lo que hoy ya tenemos instalado con toda normalidad en nuestra sociedad.

En 1971 , Jerzy Kosisnski publicaba su obra Desde el jardín, si el escritor polaco ya intuía en su obra los sintomas de una cierta modernidad, el aislamiento del hombre frente a la pantalla electrónica, el dominio de la televisión como creador de vacíos conceptuales y el triunfo de la imagen por encima del pensamiento. Ahora Waters nos mostraba en 1972, un segmento de la población marginal rechazado por la sociedad, que sin embargo empezaba a sobresalir por un nuevo concepto de la excelencia y el liderazgo que se acabará imponiendo con los años. No sé si la intención de Waters era esta cuando realizó su película, pero siguiendo las tendencias de Jauss y los suyos, me he dado cuenta las últimas veces que la he visto que la cochambre que nos muestra Pink Flamingos ya está instalada en nuestra sociedad con tal normalidad que empieza a dar miedo.

La película de Waters toma la parte más sórdida y cochambrosa de la sociedad y la hace visible. En aquellos momentos el travestismo, la homosexualidad y unas cuantas cosas más eran tratadas como perversiones por la sociedad, Waters los saca a pasear en su película como una provocación a aquellos que se negaban a ver su existencia. Pero también parodiaba los estilos de liderazgo tan del gusto de la sociedad norteamericana y una prensa que siempre se muestra atenta al escándalo y al morbo.  Lo importante es ser alguien en este mundo competitivo, y Divine es una triunfadora, es la reina de la cochambre, proclamada por los medios de comunicación como La persona viva más guarra, para arrebatarla este título le saldrán un matrimonio de competidores.  Waters hace una película escatológica, de violencia explícita y sexo guarro. Muestra con toda crudeza actos que resultan repugnantes en la película pero que sin embargo la sociedad se traga sin pestañear ante los noticiarios,la Tv y la publicidad que han convertido el sexo y la violencia en puro espectáculo. Waters muestra ese otro lado, sexo y violencia, no con aguerridos soldados, rebeldes de fotografía, o modelones de agencia, sino con la parte cochambrosa de la sociedad en un medio cutre y no en los bonitos y, a veces, exóticos paisajes que nos muestran los medios de comunicación.

Sé que mucha gente, hoy mismo, soportaría mal el visionado de esta película. Una cutrez medio porno de baratillo, gore incipiente y una protagonista capaz de comerse cualquier mierda a su alcance. La crudeza siempre sienta mal a los estómagos sensibles.

Sin embargo la cochambre hace tiempo que se instaló como espectáculo ¿Es peor Pink Flamingos, que los grandes hermanos, los concursos, los programas llamados realities? ¿ Es peor la oronda y guarra Divine, La princesa puerca, que una individua de barrio semianalfabeta que se gana la vida mostrando sus miserias en público ? ¿Es peor el pervertido hijo de Divine que los anormales que pululan por los programas de Tv mostrando sus ligues absurdos?  ¿Es peor la violencia explícita de Waters que los noticiarios que vomitan sucesos y sangre sin inmutarse? No sé cuales eran las intenciones de Waters cuando realizó su película en el año 1972, pero Pink Flamingos es hoy casi una película de la Disney comparada con lo que escupe a diario nuestras cadenas de TV y agencias de publicidad. La cochambre hace tiempo que se instaló con éxito en nuestra sociedad. Divine ,y los suyos ,al menos no disimulaba lo que era, la persona viva más guarra.

Anuncios