Alps de Giorgos Lanthimos

Creo que hay gente que acabará devorada por la ficción. Las carencias afectivas, los sueños, las fantasías, la soledad o simplemente el aburrimiento acabarán llevando a muchos a ser engullidos sin previo aviso por la ficción. El mundo cada vez se parece más a una irrealidad tramada desde una de las múltiples pantallas. Todo aparece a través de una fantasía que se nos va imponiendo y que confundimos con la realidad. La vida se llena de fantasmas. Yo no existo, simplemente soy alguien que escribe unas cuantas cosas para una pantalla, hombre, mujer, máquina, no existo más que como un ectoplasma en una pantalla. Puedo ser lo que quiera sin necesitar ser mi yo real. Puedo desplazarme y adaptar la personalidad que quiera, el chico atrevido, la chica Lolita epatando con proposiciones atrevidas, la mujer fatal, el hombre romántico y seductor, una joven lesbiana o un gay. No existo sólo soy el reflejo en una pantalla , puedo ser yo o puedo ser un ente previamente inventado, puedo perder mi identidad y ser ese ente que acabará desapareciendo cuando se apague esa pantalla en la que todo es posible. Me puedo inflitrar en la masa, ser parte del grupo, asimilarme a él aunque eso me lleve a perder mi identidad. La ficción empieza a engullirnos a todos.

Me gusta este tipo griego, me gusta su cine, me gusta ese extrañamiento a la hora de componer sus películas, me gusta esa poética del absurdo, me gusta el hieratismo de sus actores, sus personajes anómalos como metáfora del mundo, sus reflexiones. Alps juega con ese sentido de la realidad, con las dificultades que tenemos de enfrentarnos al mundo en toda su dimensión, en la más trágica, en la muerte. Preferimos la ficción a la realidad, preferimos el simulacro a la soledad y a la asunción de lo inevitable, del desconsuelo. Vivir la farsa a vivir una vida en el vacío. La línea es delgada, apenas basta traspasarla para no volver, no encontrar el camino de regreso para quedarnos atrapados en un mundo inventado, en unos sentimientos falsos, en la afectividad simulada, en el sexo vacío, en la soledad más absoluta. La ficción hasta las últimas consecuencias, la locura, la alienación absoluta, la pérdida de la propia identidad hasta no saber quien realmente somos. La perfección en el simulacro, la afectividad prestada. El grupo como referente ,como único lugar habitable. Película dura que nos lleva a reflexionar sobre esa delgada línea entre la ficción y la realidad, entre la individualidad y el dominio del  grupo.

Una buena e interesante  película.

Alps ( 2011, estrenada en España 2012)

Dirigida por Giorgos Lanthimos

Protagonizada por Aris Servetalis, Johnny Vekris, Aggeliki

Anuncios