Lost in traslation/ Somwhere de Sofía Coppola

A Sofía Coppola siempre la tuve manía, desde su aparición en el Padrino III, manía irracional, pero la tenía manía. Las Vírgenes suicidas, sé que levanta entusiasmos entre una parte de los jóvenes, a mí me parece una película aceptable sin más. Mi reconciliación y reconocimiento vino con esta película Lost in traslation y con la última Somewhere, dejamos a un lado esa María Antonieta un tanto artificial.

Creo que Sofía Coppola ha reflejado con estas películas el estado de ánimo del hombre en este mundo tecnificado y complejo e inmerso en eso que Lipovetsky denominó la Era del vacío. En una ciudad, paradigma de la ciudad mecánica, como llamó Julio Camba a Nueva York en su día, la ciudad hipertecnificada de Tokio actualmente, dos seres perdidos en mitad de un mundo que no llegan a comprender. Un sitio extraño en donde el primer inconveniente es una lengua que los aísla del resto de la población, la sesión de fotos de Bill Murray pone de manifiesto es ese aislamiento en medio de unas personas que le son ajenas. Pero sobre todo lo interesante es el encuentro de dos seres con una importante diferencia de edad, con experiencias distintas y en distintas etapas de su vida, se sienten frente al mundo igual de perdidos, como dos náufragos en medio de una ciudad hostil. Bill Murray un actor en su madurez que hace tiempo que sólo trabaja en publicidad o en películas de sospechosa calidad, con un matrimonio que ya no es divertido, y una joven veinteañera casi recién casada, que aún no ha encontrado su lugar en el mundo. Dos seres perdidos en medio de una ciudad, un paisaje como metáfora de la sociedad alienante de la técnica, un mundo en el que no hay salida, ni espiritual, Scarlett visita los templos y manifiesta su indiferencia ante ellos, ni en un matrimonio que en un caso está estancado, las llamadas a su mujer más preocupada por el color de la moqueta que por cómo se pueda sentir su marido, o un matrimonio, mal encauzado y sin mucho futuro, con un fotógrafo más preocupado en su trabajo que en otra cosa. Dos seres humanos que por unos días viven la misma sensación de soledad, de zozobra en medio de un paisaje agresivo que aún los aísla más. Ni la experiencia de Murray ni la juventud de Scarlett sirven como soporte para defenderse en medio de un mundo hostil que en un caso lo ha expulsado y en el otro aún no le ha dejado entrar. Dos seres que intuyen un futuro incierto. Un presente anclado en la monotonía y el aburrimiento en el caso de Murray, un presente que no deja vislumbrar un futuro nada halagüeño en caso de Sacarlett. La sensación de un tiempo que ha pasado sin lograr resolver la vida. No voy a entrar en la discusión que más gusta cuando se ve esta película, si es posible esa comprensión, esa complicidad entre dos personas con una notable diferencia de edad, si es posible una historia de amor. Gusta mucho esta discusión, no sé por qué , pero para mí es el tema menos interesante frente al reflejo de un mundo alienante en el que cualquier ser humano puede sentirse perdido. Cierto, ese abrazo de despedida es un gran y conmovedor final. (Siempre nos queda una veta sentimental que creíamos perdida)

 Somewhere es en parte reflejo de ese mundo que ya trataba en Lost in traslation la condición humana en medio del vacío. Cierto que el protagonista es un actor de éxito, pero a través de él refleja el vacío de una sociedad que hace tiempo perdió todos los valores, todas las creencias y que el único resultado es lanzarse al hedonismo y al consumo de mercancías inútiles. No voy a ponerme en plan moralista, hace muchos años que todos andamos en el vacío más absoluto, sin referencias a las que agarrarnos, vivimos en medio de la insatisfacción que llenamos con el consumismo ,la diversión o las adicciones, magnífica película Shame, no sé si esto es mejor o peor que otras épocas pero es así. Sofía Coppola lo soluciona a través de esa niña que necesita la atención de su padre, pero tampoco parece una solución muy sólida al final. Albert Camus en su Mito de Sísifo nos mostró el absurdo en toda su integridad, y también nos enseñó a convivir con él, ahora ya hace tiempo que superamos ese absurdo y entramos en otra cosa, el absurdo al menos tenía cierta entidad, yo no sé cuál es, ni como una sociedad puede convivir con esta novedad, con esta vacuidad inclasificable , bueno tal vez escribiendo tontunas en este blog, comprándose un BMW, una camiseta ,dándose a la fuga, o alistándose en la Legión Extranjera. Alguna solución habrá o no.

Anuncios