My blueberry nights de Wong Kar Way

A veces para alcanzar el lugar deseado hay que lanzarse a dar una vuelta y ver como anda el mundo. 

La nostalgia y la melancolía son enfermedades paralizantes que nos sumergen dulcemente en un pasado generalmente idealizado. No alcanzar a superar ese pasado quedarnos aferrados a él, dejar que cada acto de la vida venga condicionado por tiempos y situaciones pretéritas no sólo es un error sino generalmente un suicidio. La destrucción no viene por los acontecimientos sino por la respuesta que seamos capaces de dar. Había una canción de Nirvana que hablaba de la comodidad de estar triste, tal vez sea más cómodo aferrarse al pasado  mirando las cintas de la cámara de seguridad, aferrados a una copa en la barra de un bar o dejándonos llevar por una canción.  

Es fácil quedarse sumergidos en la dulce sensación del fracaso, adormecidos por la inactividad, por la pasividad más lamentable. 

Sólo tenía que cruzar la calle, pero a veces la línea recta no es el camino más aconsejable, los círculos, los giros, los callejones, los bares a media noche,la presencia de los otros, nos hacen llegar con mejor bagaje a ese puerto. Salir a la vida es la única solución para estar convencidos de que hay una realidad que merece la pena vivir.  Tal vez no seamos tan malos como pensábamos.

War Kai War deslumbró con sus dos películas más conocidas In the mood for love y sobre todo 2046, pero en ningún caso hay que desdeñar sus películas más sencillas Chungking Expresso esta My Blueberry nights. Tal vez no sea una gran película pero siempre me ha gustado, por como consigue envolvernos en esa atmósfera de la noche cuando  las almas en pena y los solitarios están en su apogeo, cuando los estados de ánimos se manifiestan en toda su plenitud,  por la sobriedad con que  sabe transmitir las situaciones emocionales de los distintos personajes, por ese viaje hacia el interior de una persona. Por la intensa mirada de la protagonista captando cada instante,  aprendiendo una parte esencial de la vida.

El resto, pues eso la tarta de arándanos, las llaves, y esa escena final tan grata al público, siempre es bueno hacer concesiones al romanticismo más exaltado. Muchos y muchas lo agradecen con el estremecimiento en sus butacas. Creo recordar algún suspirillo que se escapaba en los cines cuando la vi.  Bueno, tal vez, eso es el cine.

My Blueberry Nights ( 2007 )

 dirigida por Wong Kar-Wai 

 protagonizada por Norah Jones, Jude Law, Natalie Portman, Rachel Weisz, David Strathairn, Hector A.

Anuncios