Canino de Yorgos Lanthimos

Que el miedo es una forma de control, no es una novedad. Inculcar el miedo en un grupo o en un individuo es una forma de ejercer el control sobre sus acciones. Y esto lo sabe muy bien aquellos que ejercen el poder, ya sea político, económico o simplemente doméstico. Canino, la película griega de Yogos Lanthimos, parte de esta premisa pero la lleva a sus últimas consecuencias. 

Canino es una película rara en cuanto a su factura e inquietante en su contenido.  Cercana a la poética del absurdo construye un universo cerrado, en donde los protagonistas viven en un mundo inventado por sus padres sociópatas. A base de manipular la realidad a través principalmente del lenguaje, la manipulación semántica de los signos lingüísticos hace que todo se transforme en una vida cerrada a la realidad. Los protagonistas carecen de personalidad, carecen de nombre propio y son enunciados a base de su función dentro del núcleo familiar, padre, madre, hermano, hermana mayor, hermana menor, quedan así disminuidos a la nada de su ser, protegidos dentro de un ambiente asfixiante en el que han vivido toda su vida son jóvenes instalados en el más puro infantilismo. 

    Película original e inquietante, con toques de humor negro, interesante de ver

Lo políticamente correcto nació para limitar la libertad de expresión a las minorías. La manipulación del lenguaje, la creación de comportamientos socialmente correctos no es más que un intento de frenar cualquier reacción contra lo impuesto por el poder , una sociedad o un grupo  . Hoy ya es imposible escapar a esta tendencia, el buenrollito, el ser amables, simpáticos, el no decir barbaridades, es algo que ya se ha asumido por parte de la población como los hijos en Canino asumían ese lenguaje prefabricado. 

Somos lo que decimos, somos lo que hablamos y escribimos. La autocensura funciona más que nunca. Haga el mal pero con buen talante, con una sonrisa. No diga caca, culo, pedo ,pis, no diga que ese es un ladrón, no diga que ese es un criminal, no diga que el director de cine ese es una puta mierda, es un director de  culto por favor. Los eufemismos se inventaron para algo. ¿Cuándo nacieron esas expresiones en que todas empiezan por el adverbio como…para atenuar, para no comprometernos con nuestros enunciados? Es como tonto, es como si fuese un criminal ,es como si…..Nadie quieres ser tomado por un bárbaro y refrena su lenguaje. Hoy no está bien visto decir las cosas como queremos o sentimos que tenemos que decirlas, hay que ser humildes en la derrota, tener fair play mientras unos tipos amables acaban llevándote a la ruina. Vivimos atrapados en un simulacro, en el uso del vacío conceptual más peligroso. Lo políticamente correcto se ha impuesto como fórmula para atenazar las opiniones de las minorías, de los hombres libres que no aceptan la imposición de una mayoría que hace tiempo que abandonó cualquier tipo de pensamiennto crítico . Todos quieren estar en el cotarro, todos quieren estar ahí, sin peligros, sin llamar la atención, sin que quepa la posibilidad de ser marginados. Sé amable o nadie entrará en tu Facebook, o en tu blog o te invitarán a cenar o al cafetín poético del gafapasta cultureta de turno. Aceptamos la imposición de un estilo de vida a cambio de qué, ¿seguridad? ¿aceptación social?. Cada día estamos más atrapados en fórmulas impuestas y aceptadas.  ¿Al fin y al cabo quién no quiere estar conectado al cotarro? Al fin y al cabo sólo eres ya un terminal de una red llena de buenrollito y amiguitos con los que pasar la tarde. Incluso los aspectos de la rebeldía están tasados, sé es rebelde de diseño según lo acepte el grupo,salirse de ellos es vivir en la marginalidad. ¿ Y a estas alturas hay alguien que quiera ser un outsider? Eso ya no vende.Eso es reaccionario y de tipos malhumorados. Pues eso paz y buenrollito hermanos.

Anuncios