Vida en sombras

En Arrebato, Iván Zulueta nos mostraba el poder destructor, absorbente, vampírico que puede tener el cine. Las imágenes acaban atrapándonos como otras vidas que se apoderan de nuestra alma, las crisis se pasan mejor en el cine, nos enseñó Preston Sturges en Los viajes de Sullivan o  Allen en La Rosa púrpura del Cairo aunque los aventureros acaben saliéndose de madre y de campo. La vida empieza a ser una pantalla global, los fantasmas caminan por la calle y la vida se ve entre el blanco y negro luminoso , el HD y las tres dimensiones. Vivimos entre fantasmas y sueños, entre irrealidades como la única forma de caminar por un mundo que anuncia en cada esquina una desgracia. Vivimos absorbidos por una gigantesca y placentera pantalla, y es que ya sólo nos va quedando el cine frente al desastre total de la vida.

Rara película, esta de Vidas en sombras, que los tarugos que dirigían aquel cine del franquismo se encargaron de destrozar y anular ,esta magnífica película que si hoy podemos gozar de ella es gracias a la Filmoteca, que como en el caso de la también magnífica Rojo y Negro, supo rescatarla y recomponerla. Vida en sombras es una excelente película, una reflexión sobre el cine, sobre el poder absorbente de este medio, sobre la culpa pero sobre la salvación a través del cine. Una película cuya modernidad, en aquello años de penuria e ignorancia, es aún más asombrosa, una película única en la historia del cine español. Su dominio técnico y su reflexión sobre la realidad pero también sobre el artificio que el propio cine lleva implícito la hacen única en la historia del cine español.

Hay personas cuyo amor a una disciplina estética la llevan a darlo todo,  que son capaces de sacrificarlo todo por una idea y por un proyecto artístico de la calidad y el compromiso de esta Vida en sombras, por eso nos merecen el respeto y admiración. Llorenç Llobet y Gràcia se lanza con 37 años a rodar lo que será su única película, una película que declara todo el amor al cine, una vida llena de cine que plasma en su obra. El cine como realidad mezclada con la ficción, y sobre todo como una prolongación de la vida. En ella nos cuenta la afición desde pequeño en aquellos cine de barrio al cine, hasta su integración en el mundo profesional a través de su trabajo como cámara de documentales en una productora y redactor en una revista. Desde su nacimiento en una barraca de feria mientras sus padres contemplan las primeras imágenes de los Lumiere a su declaración a su novia en medio de Romeo y Julieta, o esa experiencia trágica llena de culpa cuando filma los combates en Barcelona durante el alzamiento militar en 1936 donde una bala perdida matará a su mujer, el abandono del cine hasta su vuelta a él.  La vida de Carlos ( Fernán Gómez), el protagonista es cine, sólo cine, como realidad, ficción y vida.

Una gran película que el franquismo destruyó a base de impedimentos, licencias y clasificaciones bochornosas. En 1983 se hizo un montaje y su restauración a partir de los elementos conservados.  El que quiera verla está colgada en youtube ( y si alguien la ve porque leyó esto y le gusta, que lo diga coño)

Vida en sombras( 1948 ) 

Dirigida por Lorenzo Llobet-Gràcia

Interpretada por, Fernando Fernán Gómez, María Dolores Pradera, Isabel de Pomés, Alfonso Estela, Arturo Cámara,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s