El último western

Liberty Valance, disparoEl año que murió Marilyn, Monument Valley desapareció de las pantallas, ese mundo salvaje  de espacios abiertos quedaba relegado a favor de un pueblo en donde el progreso, venía con un libro de leyes, la prensa libre y los discursos políticos. Aquel año moría el start system pero moría también el western, aquel año el código civil sustituía al revolver y las rosas de invernaderos se imponían a las flores de cactus hermosas y salvajes.

Aquel año el paisaje de Monumental Valley daría pasa a ese sucedáneo que sería el spagueti western en el paisaje almeriense. Todo un mundo se venía abajo. Aquel disparo que ponía fin al último forajido enterraba todo un género y una manera de entender el cine. Liberty Valance es más que una película es el final de una época, Ford seguiría haciendo películas pero ya el escenario había cambiado.

El paisaje no es solamente el escenario donde nos situamos, sino que nos enmarca en nuestras vidas. A veces damos poco valor al paisaje pero nada nos define tanto como el escenario en donde nos movemos. Ford nos situaba ahora en los espacios cerrados de la ciudad, de la urbe, de las calles acotadas por casas y locales, por callejones, interiores frente a sus otras películas donde el paisaje al aire libre predominaba como escenario de la acción, ahora la urbe es el centro no de la acción sino de la palabra, libros de leyes, prensa, discursos, la palabra es la nueva arma que va a dominar a los hombres, Liberty y Tom son de otra época, sus revólveres ya pronto quedarán guardados en los cajones, ahora ya no es el pionero, el colono o la caballería abriendo camino hacia los espacios deshabitados, ahora es la hora de los políticos y los periodistas, es la hora de silenciar el fuego de las armas e imponer la palabra. El western en su esencia más clásica, más fordiana, moría con esta película. Ford comprendía esa idea de cambio, de progreso, de la necesidad de unos nuevos cimientos más civilizados para la construcción de una comunidad, pero al final como en una espengleriana conclusión, sería la violencia, el último cartucho del rifle de Tom quien abriese camino a la civilización. Los políticos unidos a la prensa crearán la leyenda, a partir de ahí el show político estaba servido.  ¿Acaso aquel Keneddy no se daba un cierto aire a Randolph Stodar, acaso Keneddy no utilizó sus hazañas bélicas para abrirse camino en su carrera política? La leyenda, la farsa, el circo político, empezó con Kennedy y la Televisión, como anteriormente la leyenda y la farsa empezaron en un callejón de pueblo, cuando un ridículo abogado se enfrentaba a Liberty Valance. ¿Clarividente John Ford?

liberty valance ford

Anuncios