Visto en el 2012

  Mal año en todos los sentidos este que ya ha fenecido. Mal año en lo político, aún es posible que el gobierno que entre sea aún más golfo y más sinvergüenza que el saliente, mal año económico, España entra en una década de hundimiento total, mal año en lo social los ciudadanos seguimos a lo nuestro incapaces de articular una protesta y hacer frente al poder que acabará devorándolo todo. Mal año en lo personal, empezó mal el año y ha terminado mal. Mal año de cine sin poder ir a ver todo lo que me hubiese gustado y por haberme tragado algunas películas que no se sabe muy bien porqué uno va a verlas. El cine sigue igual que siempre básicamente poco interesante. Llevamos treinta años de transición hacia nuevos modelos de distribución que no se sabe hacia donde nos van a llevar. Ahora las plataformas digitales parece que están queriendo implantarse con fuerza  ¿Alguien está dispuesto a pagar por ver cine on line, si ahora encuentras un dvd en los quioscos de prensa por menos de tres euros?, no sé si andan dando palos de ciego, esperemos que algún día publiquen los resultados. En cuanto a películas lo que he podido ver pues como siempre de todo, algún día aplicaré criterios racionales a la hora de elegir una película, eso de ir mirar el cartel y entrar a ver que pasa suele llevar a gratas sorpresas pero también a tropezarte con cosas desagradables. 2012 como siempre en cuestión de cine, poco de lo bueno, pocos espectadores en las salas y poco más.

El efecto Artist : con el Óscar a esa boutade francesa que es Artist, pensé que durante este año habría un efecto positivo y buena parte del público, sobre todo los más jóvenes, se acercarían, por curiosidad al cine mudo, ahora los pedantes lo llaman silente, cuando siempre hemos dicho mudo, pero no sé debe de quedar mejor, más cool. Pensé que el efecto Artist impulsaría a alguna sala de cine a emitir algún ciclo, muestra o simplemente algunas películas, pero no, eso no pasa, las salas de cine no están para estas cosas. Una lástima creo que aquel viejo cine sin palabras merecía mejor suerte, seguirá en el olvido unos siglos más. Bueno el otro día pasé por el Pequeño Cine Estudio y ponían Los cuatro jinetes del Apocalipsis, con Rodolfo Valentino.   Y  la Fundación Juan March sigue con sus proyecciones mensuales.

Salvajes, pesadísima pel´icula de Stone con un Del Toro haciendo el ridículo

Salvajes, pesadísima película de Stone con un Del Toro haciendo el ridículo

Mejor no haber ido :  se va a ver una película, por lo menos yo, sin mucha noción de lo que se va a encontrar, porque leyó la novela, porque el nombre del director le parece suficiente, porque le tendieron una trampa, por pura curiosidad y a veces por necesidad de complacer.

La pesca del salmón en Yemen, se supone que esta película tiene cierta ironía política con una historia de amor, cierto idealismo, la consecución de metas que parecen imposibles y todo con unas cuantas dosis de buen humor. Sí el tipo que la ha hecho aún se sigue riendo de todos nosotros.

Salvajes. Don Winslow es un buen novelista que ha tratado bien el tema del narcotráfico, su Año del perro es una estremecedora muestra de en qué mundo nos movemos. Su novela Vida y muerte de Boby Z, llevada al cine también tenía ese toque de humor de Winslow. Oliver Stone es un tipo pesadísimo, a uno no le extraña que sea compañero de farra política autoritaria de otro de los tipos más pesados que aún se mueven por este mundo, el dictador Fidel Castro. Los dos son igual de pesados. Salvajes es una novela cargada de buen humor, de unos personajes que saben enganchar al lector y con bastante ironía del bueno de Winslow, la película carece de todo esto, nada es creíble y los personajes mucho menos. Lo peor es ver a Vinicio del Toro haciendo el ridículo y soportar una vez más a la petarda de Salma Hayek, del resto de los actores que no sé de dónde han salido mejor no digo nada.

Bel Ami. Ahora nos traen al tipo pálido y triste este de los crepúsculos ,una de las series cinematográficas más ridículas de la historia del cine, y me lo ponen de seductor trepa de la excelente novela de Maupassant. Ni Uma Thurman, ni Scott Thomas salvan esta pretenciosa película. Mejor Max Ophuls o leer la novela claro.

Cosmópolis. Si ya la novela de Don de Lillo me aburrió con eso de la limusina y el capitalismo aislado y en decadencia, ahora ya en película pues totalmente insoportable. Y otra vez el tipo este de los crepúsculos, ¿ nos estamos volviendo locos?

El fraude. Cuando uno ve una película de Richar Gere tiene la impresión de que ya la ha visto, este tipo siempre actúa igual, le da lo mismo hacer de marinero, que de magnate o de tripa terrones en granja del norte, siempre hace de lo mismo,¿ El Fraude? pues eso un fraude.

El maravilloso hotel Marigold. es posible que en algún momento la vejez no se toque con los tópicos, estereotipos y estupideces de siempre, en esta película nadie se cree nada ni a nadie, ya están muy vistos, ya está todo contado, que ya estas cosas de reunir un gran reparto de actores ya no cuela, que da igual, que basta de tomarnos el pelo con estas cosas. Hace unos años una película suiza Las chicas de la lencería  , ofrecía una visión rebelde de unas mujeres dispuestas a cumplir sus sueños a pesar de su edad y de tener que desafiar la gazmoñería de todo un pueblo. Ninguna de las actrices ni el director eran conocidos pero era una buena película. Los del Marigold este pues para salir corriendo del maldito hotel y de la sala de cine.

De Café La Flore, yo ya sobre estas cosas mejor no digo nada. Todas esas matracas son o para reír o para llorar, no se sabe muy bien.

Comedia gamberra con osito. ! Quién da más!

Comedia gamberra con osito, lumis, y superhéroe poniéndose hasta las trancas de alcohol y coca ! Quién da más!

Estas cosas que uno ve y no sabe porqué 

Unas veces uno cede esos fines de semana tontos y se traga la peliculita de turno y otras por esas cosas de la curiosidad pero de repente un siempre se pregunta la causa por la que fue a ver esa película, al final no resultó al menos aburrida, que algo es algo.

Ted, la cosa esta del osito ya apestaba de por sí, nadie en su sano juicio acepta ver una película con oso de peluche, pero hay días flojos en que uno cae en la trampa. Al final una película gamberra con momentos de risa, las entrevistas laborales del oso, y una cierta crítica al infantilismo y a la estupidez de algunos. Lo mejor ver al héroe Flash Gordon poniéndose hasta las trancas de coca y alcohol los superhéroes ya no iluminan al imperio.

Malas hierbas. A mí con Resnais me pasa como cuando iba a ver a Rafael de Paula, iba con la esperanza de ver su gran faena o por lo menos algo, en varios años a lo único que llegué fue a una impresionante media verónica en una feria de otoño, plantado en mitad del ruedo, ceñido el capote a la cintura en la más perfecta verticalidad del pase. Sólo eso, no hubo más, con Resnais me pasa lo mismo, nada de nada, pero está ahí y a los viejos maestros siempre hay que ir a verlos por si acaso.

1987 de David Trueba, ¿y qué decir de esta película?  Yo la verdad es que salí acongojado de ella, esa pobre chica dos horas encerrada con el plasta del Sacristán, ni en los manuales de las más crueles torturas se contempla este castigo. Está bien echar un polvo con una chica joven y guapa pero darle la tabarra encerrado en un cuarto de baño es excesivo.

No entiendo la causa de que algunos tipos se empeñan en decir o explicar cómo es la vida, a mí estas cosas me cargan y cómo, es algo tan inútil como estúpido, la gente ya irá descubriendo sus cosas que no tienen porque ser la de los demás. Uno vive como va pudiendo y el resto pues que haga lo que quiera, pero no, los tipos estos entre batallitas, utopías fracasadas y demás te dan el coñazo sin compasión. De todas maneras es una película interesante, sobre todo porque nuestra generación tuvimos que soportar todas las batallitas y gilipolleces de estos tipos, pesadísimos igual que el director de esta película.

La familia rara de Burton en Dark Shadows, pues porque yo crecí con los Monster y la películas de la Hammer y bueno tiene cariño  a estas cosas y sale Michel Pfeifer que sigue igual de guapa que siempre.

Un amour de jeneusse, el primer amor adolescente de verano y partida, el desamor y eso, muy francés que para estas cosas son muy sentidos. Interesante para recordar cuando uno caía en las trampas veraniegas del amor adolescente.

Miss Bala, es la crudeza de una realidad mexicana que mete miedo, Stone esta es una película que sin ser sobresaliente al menos tiene cierto sentido y se deja ver con interés.

En la casa  este Ozon no me gusta nada, esa es la verdad; esta película todo el mundo habla bien de ella, muy sensaciones de profesor hacia alumno, la ficción como necesidad que diría Chesterton, algo de narratología, y lo que más me interesa la curiosidad por los otros, la vida desmenuzada de una familia de clase media por la mala leche de un alumno ventajista, soportable, y está  Scott Thomas que siempre es grato ver a una buena actriz.

Casa de tolerancia

Casa de tolerancia

También hubo buen cine 

Ahora viene lo que me ha gustado de algunas ya he hablado y de otras ya hablaré ,supongo. Ahí van sin orden ni jerarquía, todas merecen la pena verse.

La rosa de nadie la primera película de Luis Oliva, realista, fuerte, magníficamente interpretada, esta ama de casa en lucha consigo misma y con su entorno, drogas, frustraciones, y una muy buena película, que como siempre duró poco en cartel y pasó desapercibida. 

Fausto el ruso este es denso, entre un expresionismo a veces asfixiante y unas historias cargadas de retórica que acaban agotando. Pero bueno estas cosas aún me gustan en momentos al que a uno le sale la vena intelectual y se la cree.

Blancanieves cuando el cine español recobra y actualiza ciertas tradiciones como el esperpento, cierto realismo expresionista solanesco hace buen cine, interesante esta película, este mito de Blancanieves centrado en España, buena película a pesar de la presencia de Maribel Verdú , una de las peores actrices del cine español 

Alps el raro este griego que sigue planteando cuestiones inquietantes. 

Martes después de Navidad otra que pasó desapercibida, excelente película rumana, sencilla pero demoledora 

Casa de tolerancia duró apenas dos semanas qué para qué más. Buena película, como entrar en la intimidad de un prostíbulo de principios del siglo XX entre Proust y Degas con banda sonora de rock and roll

Holy Motors  estas cosas del Carax siempre son algo raras, pero al menos plantea nuevas formas de entender el cine, desde sus primeras películas siento cierta simpatía por el francés este. 

La invisible antes del verano en los cine Palafox se celebró el festival de cine alemán, La invisible es una película dura de autoconciencia y superación del pasado.  

Moonrise Kingdom Wes Anderson siempre tiene propuestas interesantes y esta película de amor adolescente no podía ser menos 

The deep blue sea  una historia de amor, desamor, suicidio, y frustraciones con un final en donde aún hay esperanza. Magnífica Raquel Weizs. 

Sé que me he dejado alguna porque la memoria ya empieza a fallar. Lo he dicho ya varias veces, ir al cine sigue siendo una de las pocas salidas que nos van quedando, este año espero volver a retomar esa agradable rutina de poder ir todas las semanas, mientras fuera se derrumba la vida. El cine empieza a convertirse en el último bunker.

.

 

 

 

Anuncios