Amor

amor hanekeEl amor y la muerte sólo se dan una vez, aunque como en el poema de José Gómez Ferreira nos gustase morir de vez en cuando para volver a descubrir la vida en toda su plenitud. El amor y la muerte son actos únicos, la única diferencia es que mientras la muerte es inevitable, el amor es contingente. Pero el amor es único y para toda la vida, por eso es tan difícil. Eso que habitualmente se llama amor no es más que un cúmulo de sentimientos que fácilmente se confunde con amor, sentimentalismo, simpatía, sexo, pasión pero nunca amor, el amor sólo se da una vez y no sabe de separaciones, ni divorcios ni de absurdos sacrificios, en el amor todo transcurre plácidamente con la mayor normalidad, incluso los peores momentos se asumen sin actos heroicos, sin tragedias. En esa estupenda película que es The deep blue sea la casera dice que al final el amor es limpiar la mierda del ser querido sin que este pierda su dignidad, tal vez ese sea el verdadero acto de amor, final, último, el más importante, el más sincero.

No vamos a descubrir a Haneke ni su manera de rodar, es de sobra conocido, ahí está su magnífica obra hasta el momento. Amor esta última película retrata ese amor en su último estado, en el momento del deterioro del otro, de la decrepitud y la enfermedad, y lo hace con la sencillez, con la normalidad en que se producen la mayoría de esas vidas. El amor no es sólo los aires festivos de cuando somos jóvenes, el amor a lo largo de la vida se consolida con mucha más fuerza en la adversidad, en el compartir los momentos difíciles, en el poder aceptar los cuidados cuando se está enfermo, o aceptar la carga cuando al otro se le quiebra la salud; el amor lo supera todo, lo comparte absolutamente todo sin que se convierta en tragedia, ni en un sacrificio ni en actos heroicos, por eso el amor es único y para toda la vida.

Magnifica película de Haneke que en ningún momento cae ni en lo macabro, ni en el sensacionalismo de la situación, la acción, ese matrimonio mayor en el cual ella sufre un ictus cerebral y empieza un deterioro quedando al cuidado de su marido, se desarrolla con toda normalidad, incluso los actos de desesperación, incluso esa resolución final están tratados con contención sin exhibicionismo alguno.

Una gran película, triste, pero que muestra qué es el verdadero amor, sincero y comprometido. Y una gran interpretación de Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva

amor 1

Amor ( 2013)

dirigida por Michael Haneke

protagonizada por Jean-Louis Trintignant, Emmanuelle Riva, Isabelle Huppert

Anuncios