Activismo posmoderno

Los edukadoresAl fin y al cabo todo aquel  archifamoso Mayo francés del 68 se montó por el deseo de follar libremente en las habitaciones de las residencias de estudiantes, el sexo siempre ha movido el mundo y no los poetas. El Mayo aquel no fue una revolución al uso, es decir no siguió los pasos clásicos de toda revuelta o técnicas del golpe de estado de Lenin o Malaparte, aquellos jóvenes ni tenían previsto tomar Palacio de invierno alguno ni tan siquiera alcanzar el poder, visto desde nuestra perspectiva aquello fue una revuelta de chicas minifalderas y tipos pedantes que parecían sacados de una película de Godard, una revuelta con mucho humor, y que al final se disolvió por falta de metas, porque ya era difícil tener un objetivo revolucionario de poder en aquellos momentos. Fue una revuelta fotografiada y filmada hasta la saciedad, y que pronto se convirtió en mito. Era tal vez la primera revuelta posmoderna, es decir vacía, aunque sus dirigentes, con esa pedantería que los franceses han convertido en arte, la llenasen de brillantes argumentos ideológicos. Pero fue el fracaso de una revuelta que era algo nuevo, más que una revolución fue ese grito de estamos hartos de estos tipos, pero lo malo es que esos tipos, es decir el poder, lo controlan todo, y además hacía tiempo que la lucha de clases había muerto en virtud de los convenios colectivos, los sindicatos incrustados en el poder y los intelectuales mirándose el ombligo. Mayo del 68 fue un grito sexual de una parte de la juventud francesa.

Los que vivimos la juventud en los ochenta éramos unos nihilistas, no en el sentido trágico  de Dostoyevski o de Niestche, sino en el sentido cómico de la vida, en la parte humorística, hedonista y divertida. No había futuro, el mundo que nos prometieron se diluyó en la crisis del petróleo, y ahora andábamos allí sin saber muy bien qué iba a ser de nosotros. Así que nos lo tomamos con humor y nos dedicamos a divertirnos. No nos interesaba ni la política ni aquella gente que venía con una Constitución que ni entendíamos ni nos interesaba. Salvo los irreductibles del PCE y grupos afines, nadie estaba por la labor.Renunciamos a la revolución por inútil y nos dedicamos al humor y a la diversión que era más reconfortante. Después cada uno se acopló como pudo. Hoy, los que no se han quedado en el camino, pertenecemos a la sufrida clase media.

Hoy es imposible la utopía revolucionaria, es inviable, no voy a repetir lo ya sabido, Lyottard , el fracaso de la modernidad, por mucho que le duela a Habermas, el fracaso de la totalidad de los grandes discursos y el individualismo exaltado en eso que el francés llamó la era del vacío. Todas las revoluciones han devenido en atroces dictaduras, comunismo, fascismo, todas las utopías revolucionarias han sido las causantes de millones de muertos, y nadie cree en ellas a estas alturas. ¿Entonces qué hacer frente a estos tipos que siguen allí instalados? Tal vez sólo el activismo simbólico como en esta película, la lucha por causas parciales y un activismo un tanto inútil en lo práctico pero fuertemente simbólico. La guerra de guerrillas, en el sentido pacífico y figurado del mismo, el testimonio, el grito a veces desesperado, la manifestación o la pataleta, no creo que quepa mucho más dado el carácter sectario, indolente y acomodaticio de los españoles. El famoso 15 M fue como la fiesta del pueblo pero sin Tractor amarillo ni Paquito el chocolatero, eso sí los chinos se hartaron de vender cervezas y la gente paseaba por allí como se pasea por un centro comercial un sábado por la tarde o por la plaza del pueblo en día de mercado. El 15 M no fue nada más que un montón de discursos en el vacío. Los jóvenes franceses del 68 eran brillantes como intelectuales, los jóvenes que llenaban la Puerta del Sol pertenecen a la generación más inculta e ignorante de la historia de España, así que la cosa terminó en coma etílico que es como acaban los botellones  hoy en día.

Las crisis se resuelven siempre de la misma manera en España, es decir, marica el último, o en plan más fino sálvese quien pueda, cada uno a lo suyo y en medio del revoltijo, la desgana y la falta de alternativas pues el poder político y económico se va haciendo cada vez más fuerte. Sólo las pequeñas causas parecen movilizar a la gente, algo es algo, pero como siempre ellos son más poderosos. A mí ya sólo me queda escribir este blog y no andar jodiendo al personal en lo que me toca.

 los edukadores 1

Los edukadores ponen en práctica este activismo simbólico, no roban, no matan, no ponen bombas, ni tan siquiera dejan manifiestos, sólo un aviso, el final de las vacas gordas ya ha llegado, sólo la toma de conciencia de que alguien más allá de la calle les vigila y existe. El poder ignora a los ciudadanos, sabe que están divididos, solitarios e indefensos, saben que aceptarán, en cuanto la cosa se ponga difícil, cualquier dádiva. Ya no hay lucha de clases, ni derechas ni izquierdas, está el Poder, partidos políticos, sindicatos, medios financieros, medios de comunicación, y los amigos del poder, en el otro lado los ciudadanos, indefensos y e merced de todos esos elementos.  En Los edukadores un par de amigos se dedican a lo que podíamos llamar la perfomance revolucionaria, con bastante sentido del humor y un toque de arte concepctual. Esas columnas o agrupaciones de objetos de consumo en mitad de los salones de la clase acomodada, el aviso sobre el final de la impúdica acumulación de riquezas y sobre todo saber que los otros merodean por sus vidas, es lo único que puede inquietar algo a los poderosos. Todo va bien hasta que en un fallo de cálculo acaban secuestrando a uno de los ricos. Se establece así la relación de estos cuatro personajes, los dos amigos, la novia de uno de ellos y el secuestrado un financiero que en el pasado también mantuvo actividades revolucionarias.

No sé si ya va tocando algún aniversario de concierto, revuelta sesentaochera o alguna cosa de estas de la transición para que alguna televisión nos regale el documental tipo sobre ese acontecimiento, entonces saldrán los progres de siempre, y nos contarán entre sonrisas complaciente las batallitas de antaño, los pantalones de campana, los grises, la transición, el 23F y demás pamemas, nos contarán las viejas utopías, eso sí mientras tanto el champagne, francés por supuesto, se enfriará en la nevera para brindar por lo bien que ha salido el último ERE que ha dejado a dos tercios de la plantilla en la calle o por la última corruptela desde el poder. Lo de siempre. Pues en la película lo mismo el rico secuestrado mostrará una especie de arrepentimiento, de hartazgo ante esa vida que traicionó las ideas de su juventud, las historietas que tan bien se les dan. La resolución final es la de esperar, triángulo amoroso, rico que vuelve a sus viejas costumbres y la vida sigue igual como en la canción de Julio Iglesias.

Interesante película. Bien resuelta en sus apartados más personales, las dificultades de la supervivencia, el trabajo ,  el triángulo amoroso, las relaciones entre los personajes, y un final que al parecer no era el previsto, la censura aún existe, pero que no queda mal, dentro de lo que cabe.

 los edukadores cartel final

Los educadores (2005)

dirigida por Hans Weingartner

 protagonizada por Julia Jentsch, Daniel Brühl, Stipe Erceg, Burghart Klaussner

Anuncios

13 Comments

  1. Veo cierto determinismo al asociar toda intención de cambio a culminar en horrores totalitarios, siendo por otra parte el argumento más manido para la justificación del inmovilismo. Eso fue así porque ese cambio lo llevó una determinada corriente y no otra, baste recordar que el Ejército Rojo masacró a los anarquistas como ejemplo. La revolución no es unívoca ni unísona. La revolución la quieren pensamientos diversos, unos con ansias de poder y otros con ansias de acabar con el poder. Estos últimos siempre han perdido.

    Por otro lado, estando de acuerdo en desmitificar lo del 68, tampoco hay que pasarse y reducirlo todo a una cuestión sexual… Sobra decir que hubo gente comprometida y con serias intenciones de cambio, pero resultó ser minoritaria e inoperante por la apatía del resto. Lo de siempre, vamos. No todos han “madurado” en burgueses cómodos integrados intelectualmente en el sistema, los que así lo hicieron son los famosos.

    Un saludo.

  2. No es cuestionar las posibilidades de cambio, es cuestionar determinados tipos de cambios anclados en una visión de un pasado revolucionario o en utopías partidarias. El 15M era un movimiento sin ningún objetivo y sobre todo no presentaba propuestas que agrupase a la mayoría de la gente, por no hablar de ciertos individuos que andan por ahí metidos.

    En cuanto a las utopías revolucionarias del pasado ya sabemos lo que han hecho, hoy es imposible creer en ninguna de ellas, el comunismo, el fascismo, incluso el anarquismo no representan las soluciones hoy en día. Bastaría con tener una democracia decente, en el sentido clásico y con mecanismos de participación de los ciudadanos, pero eso a nadie le interesa.

    Cierto que en el mayo del 68 hubo movimientos ideológicos, pero su fracaso seguramente se debió en que nadie creía ya en ellos.

    Ya sé que no todos los que participaron en movimientos pasados y en especial del 68 están en el poder o son ricos, pero sí hay unos tipos que representan muy bien ese papel y además dan lecciones como el inefable Cebrián.

    Creo que hoy estamos en una etapa que ya no se trata de construir un modelo social utópico, simplemente debemos reconstruir la democracia, que hemos dejado en manos de unos indeseables.

    Un saludo, muchas gracias.

    1. Estoy de acuerdo en lo que dices del 15-M, pero no en las causas. Dices que no presentaba propuestas que agrupasen a la mayoría de gente, y yo digo que su declarada intención de agradar a todos lo llevo a una indeterminación apoliticista que terminó por no agradar a nadie, ya que los que tienen conciencia política no van a involucrarse a largo plazo, y los que la tienen no lo van a hacer para jugar a infantilismos. La mayoría no es algo positivo per se, y más cuando para ello es condición sine qua non la ambigüedad y la superficialidad reflexiva. Que nadie crea en movimientos de cambio obedece no sólo a deficiencias en tales movimientos, sino también a deficiencias en esa colectividad espectadora.

      Hay algo curioso en esto de las utopías, y es que nunca se considera como tal lo que rige el presente: esto es, la idea de que el capitalismo y el Estado están para desarrollar y garantizar la justicia y el progreso de la humanidad. Esa me parece la peor (por presente, sutil e interiorizada) de las utopías. Sin embargo se sigue acudiendo al lugar común de achacar los problemas a que “la democracia” está corrupta, secuestrada o no suficientemente desarrollada… No está secuestrada porque no la manufacturó el pueblo, está en las manos que la diseñaron, y a la población se le otorgan o quitan derechos en función de la coyuntura (que puede ser forzada por movimientos sociales cuando tienen el peso suficiente, claro está).

      Evidentemente no hay que creer que glosando a barbudos del pasado va a crearse un mundo nuevo, pero hay una cosa que se llama Historia, que nos permite estudiar pensadores que profundizaron en su tiempo, así como entender el porqué de sucesos, acciones y devenires que dan lugar a lo de hoy y configuran su futuro. En ese sentido nunca está de más aproximarse a ello, porque se puede sacar mucho en claro de análisis del pasado, sean bajo prisma marxista, bajo el anarquista o el de la Escuela de Salamanca.

      Un saludo y gracias a ti.

      1. El 15 M no nació de una indefinición, nació de un planteamiento erróneo, nació desde posiciones políticas determinadas, no caigamos en la ingenuidad de que aquello fue un movimiento espontáneo, iba bien dirigido por grupos con propuestas determinadas, algunas ambiguas e inconcretas, los cambios de la ley electoral o cosas por el estilo, el famoso no nos representan, otras eran viejas reivindicaciones de cierta izquierda, como la tasa Tolbain, o incluso las propuestas de los ecologistas franceses de principios de los noventa como el reparto del trabajo. Eran un batiburrillo de ideas de una determinada izquierda con inconcreciones para atraerse a un mayor número de gente. Después allí estaban todos pescando e intentando sacar partido de todo aquello las Juventudes Socialistas, IU, grupos medio anarquistas, y y gente bien intencionada. Quisieron montar asambleas, pero ya sabemos como son las asambleas y como se manjean, en los setenta incluso había un manual utilizado por la Juventudes Socialista y Comunistas para manejar las asambleas. Pero al final sólo fueron una serie de ideas inconcretas que o no llevaban a ninguna parte, o como siempre las querían llevar a una parte bastante partidista.

        La historia, ciertamente no debe olvidarse, y la debemos tener siempre presente pero nunca como una carga, hoy es difícil que las viejas utopías revolucionarias, comunismo o fascismo principalmente, puedan ser la solución, como tampoco lo es las viejas ideas de la Ilustración, cierto que desde cualquier posición teórica, sea Marx, Bakunin, Kant o liberales como Hayek pueden ayudarnos a reflexionar y a analizar el presente, pero en ningún caso van a ser la solución.

        La democracia no está secuestrada, la democracia se la entregamos directamente a los políticos porque es más cómodo y por el caracter sectario del pueblo español que aún sigue con los juegos de izquierdas-derechas, y de fidelidades inquebrantables. Eso ha convertido la democracia en un juego de poder entre dos partes de España fieles a unos partidos que no representan más ideas que la defensa de sus intereses.

        Ahora estamos en una crisis económica y todos nos echamos las manos a la cabeza, ahora vemos la corrupción, vemos que los políticos toman medidas única y exclusivamente en defensa de sus intereses, y eso nos escandaliza, pero la corrupción política lleva en España desde las primeras elecciones, y más descaradamente desde 1982 con el PSOE, nadie ha dicho nada, porque la corrupción en España está generalizada en toda la sociedad y aceptamos su juego mientras nos favorezca.

        Por eso no hay solución, al final todo acabará en lo mismo, salvo que verdaderamente queramos recobrar la democracia.

        Un saludo

  3. Visto desde fuera, es decir, desde México, me resulta interesante tu visión del 15M. Justo me preguntaba qué había sido de ese movimiento que estuvo en las primeras planas de los periódicos un tiempo y ahora ya no se oye nombrar, al menos no por estas latitudes. En efecto, quizá le sucedió lo que a tantos y tantos “destellos revolucionarios” nacidos sin una estructura, una ideología sólida, un proyecto claro: terminan desgastándose, algunos miembros son absorbidos por el mismo poder que en principio criticaban, otros vuelven a las actividades diarias para ganar el pan, las convicciones pierden fuerza ante la cotidianeidad y la falta de horizontes. Me surge una pregunta que al tiempo me incomoda: ¿tienen más futuro los movimientos nacidos dentro de estructuras políticas que les den sustento, recursos, estructura?

    1. El 15M fracasó porque representaba a una determinada izquierda extraparlamentaria. Cierto que en un primer momento parecía un movimiento de protesta frente a ciertas estructuras políticas corruptas y falta de reperesentación, pero bastaba entrar en su blog leer sus propuestas y ver cuales eran, las ideas de cierta izquierda de siempre. Tuvo repercusión porque la gente estaba harta y fue una manera de canalizar el enfado. Yo estuve varias veces y a distintas horas, incluso participé en alguna asamblea,se repetían las mismas ideas de esa izquierda de siempre, incluso en temas como la reforma de la ley electoral nadie sabía muy bien lo que querían, aunque los de IU intentaban llevarse el gato al agua. Si en un primer momento tuvo tanto éxito fue por el enfado de la gente, y porque aquí en cuanto hay jaleo se apunta todo el mundo. Aquello los viernes por la tarde y los sábados parecía la fiesta de un pueblo, los chinos vendiendo cerveza, bocadillos, la gente paseando, vamos más curiosos que nada. El 15M fracasó porque no supo concretar sus propuestas de reforma institucional, y porque al final eran los revolucionarios de siempre, los okupas, los medio anarquistas, y las juventudes de los partidos de la izquierda parlamentaria intentando meter baza. La gente en cuanto les conoció se fue, nada más.

      No es complicado en España sacar a la gente a la calle por lo que sea, una revolución, la boda del príncipe, o el triunfo en la liga del Real Madrid. El 15M fue una ficción nada más, eso sí la prensa contribuyó bastante a su divulgación, al final como era de esperar nada de nada.

      Esa es mi visión, otros te podrían contar la suya que seguro es diferente, pero aquello fracasó.

      Un saludo

      1. En cualquier caso tu visión (seguramente parcial, como todas) me resulta iluminadora. No sé si alguna vez esos movimientos podrán desvincularse de las izquierdas trasnochadas de siempre. En fin, interesante leerte.
        Saludos

  4. Esa afirmación tuya de que “simplemente debemos reconstruir la democracia”, también podría calificarse de utópica dados los tiempos que corren. Pero, además, no se puede “reconstruir” lo que no se ha construido nunca. La Transición tubo más que ver con el “atado y bien atado” del dictador que con una auténtica salida democrática, fue un apaño consensuado por los poderes fácticos al margen de la voluntad popular, de cuyos polvos vienen estos lodos. Lo cierto y evidente es que vamos de mal en peor y que, por ello, es no sólo preferible, sino conveniente tener un horizonte utópico en el que proyectar nuestro legítimo anhelo y nuestra comprensible furia, porque la ausencia de horizonte atrae a los caudillos y “salva-patrias” de las soluciones “sencillas” y “prácticas”.

    Un cordial saludo, y gracias.

      1. No soy capaz de concebir la poesía de otro modo. Creo en Freud y en nuestros instintos. Los poetas se movilizan para contarlos, los demás simplemente se dejan llevar.
        ¡Un abrazo!

      2. No sé, no sé, lo de Freud me gusta menos, pero la poesía como puro instinto erótico y animal me gusta más. Aunque yo ya sólo me dejo llevar.

        Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s