Tabú

tabu-miguel-gomes-captura Si Rubén Darío amaba más que la Grecia de los griegos la Grecia de Francia, nosotros amamos el África de Hollywood. Cualquier espacio geográfico lo hemos ido llenando de las viejas imágenes del cine y de la literatura, no existe al final más realidad que la creada en nuestro propio imaginario de las ciudades, de los continentes, de un espacio y unas leyendas que llenaron las pantallas de las salas de cine. Vivimos el África de Tarzán, de Las nieves del Kilimanjaro, de Las minas del rey Salomón, de Mogambo,o de Memorias de África, allí desde nuestra butaca vivimos las aventuras, los safaris, los amores en el profundo continente negro, no hay más paisaje que el del celuloide. Todas las leyendas, todas las historias de ayer y hoy que subyacen en nuestra vida provienen del cine, como representación de un ensueño que se presenta con más potencia que la propia realidad.

tabuMiguel Gomes, el director de esta magnífica Tabú, nos remite a ese imaginario, a ese artificio con el que ya sólo podemos atender cierta realidad. Pilar, la protagonista de esta primera parte, en el solitario, gris y triste invierno lisboeta contempla la leyenda y el amor en una pantalla; viejos cuentos de exploradores y amadas, de tribus y cocodrilos desfilan ante ella. Una vida, la de Pilar, dedicada a los demás, una vida casi vacía en lo personal, en lo sentimental que se nutre de las viejas películas, de las canciones, en la soledad de una sala de cine. En la vida real, Aurora, la anciana vecina, y sus fantasmas de un pasado colonial , los monos, los cocodrilos, la hechicería, y como no el viejo amor; con ella Santa, la criada negra, presencia silenciosa de un pasado colonial lejano y ahora misterioso. Y Ventura ese amor que tiene, tal vez, más de legendario que de real. ¿Existieron como nos cuenta ese Ventura verdaderamente Aurora y él, la casa africana, el grupo de música, ese monte Tabú? Este es el juego de esa magnífica segunda parte de la película de Manuel Gomes, ¿quién pone esas imágenes en blanco y negro, esas imágenes mudas, casi irreales, al ritmo pausado de la narración de Ventura, casi como una proyección en una de las salas de cine? ¿Pilar y su imaginario que no puede más que representar ese pasado colonial africano, Mozambique, Angola, como una vieja película de Hollywood, las imágenes desfilan como en una ficción en la voz de ese Ventura que cuenta esa historia de amor en las viejas colonias portuguesas? Sólo queda ya el puro artificio como única posibilidad de alcanzar una representación del relato al que asistimos. Al fin y al cabo sólo podemos imaginar, montar ese escenario según lo hemos visto, según se nos ha ido presentando a lo largo de la vida en una pantalla de cine. ¿Fue real toda aquella aventura africana de Aurora y Ventura?

Excelente  película del director portugués Miguel Gomes .

TABU_Miguel _Gomes

Tabú (2013)

dirigida por Miguel Gomes

protagonizada por Teresa Madruga, Laura Henrique Espírito Santo, Isabel Muñoz Cardoso, Ivo Müller, Manuel Mesquita.

Anuncios