Los gorilas las prefieren rubias

King-Kong-original-1933 No basta ser el monstruo más grande, ni el más fuerte, ni reinar en una isla perdida en medio del océano, una rubia siempre está dispuesta a romperte el corazón. Ninguna historia de amor más conmovedora que la de este  gigantesco gorila y una rubia que acabará siendo la causante de su destrucción. Torres más altas cayeron, podrá decir la rubia ante el cadáver despeñado desde el  Empire State del pobre mono abatido no por las balas de la aviación sino por la indiferencia de su rubia . El amor no conoce fronteras ni edad pero sí tamaños y en esto el poderoso Kong no da la talla o mejor sobre pasa en varias a esa muñequita rubia objeto de su concupiscencia. Pobre Kong todo su tamaño es ahora un impedimento para alcanzar el objeto de su amor. Por ella, por ese cuerpecillo que va desnudando, mimándolo, protegiéndolo de los otros brutos selváticos que no entienden de amor ni de ternura, dará su vida . El gran Kong desvalido ante el poder erótico de una rubia.

 Lejos de atemorizarnos este monstruoso mono aún nos sigue conmoviendo. Con toda su fuerza, su poder, su animalidad es totalmente vulnerable, desde el primer momento ya le vemos como un vencido, como el siempre derrotado por las rubias de alma indiferente, por las rubias incapaces de comprender ese amor de gorila, auténtico, primitivo, salvaje, el amor en toda su dimensión iniciática, el amor como descubrimiento. El amor de Kong tiene todos los ingredientes del amor más trágico de la historia del cine, el amor inútil, imposible, absurdo, el amor hacia una nada grotesca, el amor cuya única salida es la destrucción total. Ningún amor más intenso que el de este mono gigantesco, ningún amor más loco, el amour fou en toda su dimensión. Por eso aún nos conmueve esta película. Nadie ha amado con tanta pasión como el desgraciado Kong.

KingKong560x330 En 1933 fruto de la imaginación del productor Merian C. Cooper y la de Ruth Rose, esposa del director de la película Ernest Schoedsack, que juntos elaboraron el guión, y crearon a este monstruoso mono que vive solitario en un isla en mitad del océano, un mono al que le tributan las mujeres de la tribu para calmar su ira. Un buen día aparecen en un barco un equipo de rodaje, y a los de la tribu no se les ocurre otra cosa que ofrecerle la rubia a rey Kong. Fay Wray nunca fue una gran belleza, pero a un solitario mono gigantesco supongo que eso le daba igual, harto de esas mujeres oscuras de piel, una rubia es una novedad que conquista a cualquiera. Ahí empieza las desgracias de este mono monstruoso que reinó en su selva y murió despeñado del Empire Sate de Manhattan, una jungla incomprensible para un gigantesco mono selvático.

Existen, que yo sepa, tres versiones de King Kong, la primera ,del año 1933, que presenta en sociedad al gigantesco mono, estaba  protagonizada por la rubia Fay Wray, sigue siendo con mucho la mejor versión, aunque ahora con los avences de los efectos especiales nos pueda parecer algo primitiva. En la segunda versión, de 1976, la rubia que tentaba al bueno de Kong no era otra que la guapísima Jessica Lange, y por último, en el 2005,  Naomi Watts iba a ser la cusa de todos los males del pobre Kong.

KingKong_1933_FayWray
Fay Wray ( 1933)

King Kong( 1933)

dirigida por Merian C. Cooper, Ernest B. Schoedsack

protagonizada por Fay Wray, Robert Armstrong, Bruce Cabot, Noble Johnson, James Flavin,

jKing kong Jessica-lange-king-kong
Jessica Lange ( 1976)

King Kong ( 1976)

dirigida por John Guillermin

protagonizada por Jeff Bridges, Jessica Lange, Charles Grodin, John Randolph, Rene Auberjonois, Julius Harris

kingkong naomi wats
Naomi Watts ( 2005)

 King Kong ( 2005)

dirigida por Peter Jackson

protagonizada por Naomi Watts, Adrien Brody, Jack Black, Thomas Kretschmann, Jamie Bell, Lobo Chan, Kyle Chandler

king-kong-1933

Anuncios

2 Comments

  1. Curiosamente me gusto mas la ultima versión que se hizo de este monstruo romántico que las habitualmente ensalzadas por parte de los mas cinefilos. En cuanto a su roamnticismo, pues te doy la razón, aunque para mi el monstruo romántico por excelencia es Frankestein. Digamos que entendiendo romántico como concepto, mas que como historia de amor. Saludos y me ha gustado este post

    1. Esfectivamente si hubiese que elegir un héroe romántico bien Frankestein bien la figura del vampiro en su dimensión trágica serían los principales. King Kong simplemente es un mono gigatesco, monstruoso que se enamora tiene que ver más con el hombre moderno que el hombre romántico. Las tres versinose de la película me parece que están bien, pero me sigue tirando ese primitivismo de la de 1933.

      Un saludo, gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s