El osito Ted

ted 2

Una ola de infantilismo recorre y domina el mundo. El pensamiento no surge de los libros de filosofía sino de los héroes de las televisiones mundiales, de los macarras, de los lanzadores de improperios en programas de telebasura, de los grandes hermanos, de los chistecitos y las gracietas de Mis Popularidad y su cofradía de babeantes en twitter, de las revistas supuestamente dedicadas a la mujer, de los suplementos dominicales, de la prensa y programas deportivos y demás bazofia; las fuentes del pensamiento actual provienen de ahí, los ídolos de la juventud salen de los cubos de la basura de la televisión y de la redes sociales. 

 Ted

En principio puede parecer una película excluivamente gamberra, escatológica y mal hablada, pero por debajo de las aventuras de estos dos retrasados mentales que la protagonizan hay una denuncia hacia esa sociedad en la que estos tipos empiezan a ser frecuentes. Una parte de la sociedad actual es cada vez más inculta, no en el sentido ya erudito sino en la imposibilidad de elaborar un pensamiento más allá del elaborado en los video juegos, en las charlas de botellón o en la cháchara insustancial y exhibicionista de Twitter. El pensamiento y los comportamientos infantiles están a la orden del día, la imposibilidad de asumir responsabilidades,  de ir más allá del egoísmo y el exhibicionismo infantil, de mirarse permanentemente el ombligo y asumir compromisos maduros, la imposibilidad de distinguir lo importante de lo superfluo caracteriza a una parte de los jóvenes. John y su oso Ted  no son unos individuos aislados sino fieles representantes de lo que hoy día ya es más  habitual de lo que pensamos, gente que superados los treinta siguen viviendo en casa de sus padres bajo el manto protector de mamá, gente que superados los treinta siguen pensando exclusivamente en el botellón de fin de semana y tumbados en el sofá pegados a una pantalla para lanzar mensajes por Internet o jugar con la video consola.  No hay ningún proyecto en la vida. Hay una incapacidad para ir más allá, limitados a la búsqueda exclusiva de un goce momentáneo, ya sea practicar sexo, decir unas gracietas en Internet, ver una espantosa película, un video juego violento o ver un partido de fútbol. Todo adquiere la misma categoría, nada compromete más allá de poder apretar el botón y desconectar, ya sea una relación sentimental o la pantalla del televisor. John y Ted, los protagonistas de esta película, reflejan a este grupo que cada vez se va haciendo más numeroso. 

 ted 3

Ted es una película gamberra con buenos momentos de humor y risas, especialmente las entrevistas de trabajo del oso o la aparición del protagonista de la serie televisiva Flash Gordon metido hasta el fondo en el consumo de alcohol y en las drogas, los superhéroes ya no son lo que eran. Al final como suele pasar una chica, la guapa Mila Kunis, intentará meter en vereda a estos dos descerebrados. Una película desigual con altibajos para finalizar en algo que no sé yo si será muy real.

Ted(2012)

 dirigida por Seth MacFarlane

 protagonizada por Mark Wahlberg, Mila Kunis

Anuncios