Kansas city style

KansasCity_gun

Ahora el jazz es una música respetable, está presente en los sesudos cursos de universidad de verano, en reflexiones culturales e intelectuales de revistas y periódicos, hay festivales de jazz en palacios municipales, el jazz suena en los grandes almacenes como acompañamiento a una sociedad consumista, en los ascensores o en la antesala del dentista y hasta las marujas domingueras y medio culturetas de colorín dicen ahogar sus penas a ritmo de trompetista de jazz.

Pero durante buena parte de su historia esta música fue la banda sonora de los burdeles de Storyville en Nueva Orleans, de los antros mafiosos de Chicago o los clubes cargados de sexo y alcohol de Kansas City o Nueva York. El jazz primero fue sexo y luego baile, dijo Scott Fitzgerald. Los músicos de jazz eran tratados como auténtica escoria, una caterva de indeseables de vida disipada, alcohol y drogas. Hoy sus nombres forman parte de la mitología cultural del siglo XX. Nosotros cuando llegamos al jazz ya era una música respetable.

En la década de los treinta las grandes bandas de swing blancas copaban los salones de Nueva York, mientras las bandas negras se concentraban en Kansa City, y de entre todas ellas ninguna como la de Count Basie con Lester Young, el saxo tenor que abriría las puertas a todos los estilos posteriores y en especial al bop.

kansas city negroRobert Altman con su peculiar estilo retrata la América de aquellos años treinta en una película y en una ciudad. Kansas City es todo lo que aquellos días podía ser un país en plena depresión, unas elecciones amañadas, unos políticos corruptos, una banda de gansters negros capitaneada por un parlanchín Harry Belafonte, un delincuente de medio pelo que acaba cayendo presa de su propio juego, una chica, Jennifer Jason Leigh, admiradora e imitadora de Jean Harlow que hará todo lo que sea para rescatar a su amor, incluso secuestrar a  la mujer de un político enganchada al láudano para olvidar su vida,  una joven negra embarazada y unas damas de la caridad, un aspirante a trompetista, y todo bajo los sonidos de la orquesta de jazz que entonces estaba en aquella ciudad, la banda de Count Basie con Lester en el saxo tenor. El jazz sólo como se podía entender entonces, el jazz la banda sonora de los  tugurios, el jazz como banda sonora de una sociedad en plena depresión . El jazz como banda sonora de un amor apasionado que lleva a la destrucción.

Estamos ante ese tipo de película coral que tanto gusta a Altman desde MASH, a Nashville, El Juego de Hollywood o Vidas cruzadas, personajes que entran y salen, que aparecen y desaparecen en una historia de amor en medio de una sociedad corrompida.

Excelente película, otra más de Robert Altman.

kansas carte
Kansas City(1996)

dirigida por Robert Altman

protagonizada por Jennifer Jason Leigh, Harry Belafonte, Miranda Richardson, Dermot Mulroney, Michael Murphy,

Anuncios

6 Comments

  1. He de confesar que por más que lo he intentado no me gusta el jazz.
    No sabía de su origen en los burdeles, creía más bien que era música, marginal, si, porque la hacían músicos de raza negra. como música nacida en los burdeles de Nueva Orleans tenía al ragtime, que también tuvo sus tiempos de gloria dentro de los grupos culturetas.

    1. Todo proviene del mismo tronco, el blues, el ragtime, el jazz. el jazz es como todo tipo de música si te hace sentir algo pues te gustará sino pues te será indiferente.

      Un saludo y muchas gracias

  2. Me encanta esa época. No he visto Kansas City, me la apunto. Me fascina la América de los años 20 y 30, cuando los mafiosos eran los reyes de la calle. Saludos

  3. Entretenida película, aunque en mi opinión le falte alma. Eso si, la música bestial, en especial ese duelo de saxos entre Joshua Redman y Craig Handy. Aunque en realidad todos los que acompañan en esa escena son músicos de altura. Genial por su música y alguna escena como esta, pero en mi modesta opinión…Le falta esa mordaz mirada que suele el director poner en otras. Eso si, entretenida si es. Cuidate

  4. Es un poco fría en algunos momentos, pero creo que retrata bastante bien aquel tiempo de bandas de jazz. Es a veces el problema de las películas de Altman demasidas historias cruzándose con ciertos altibajos, Esta no es su mejor eplícula, perola música es excelente, y las dos mujeres y esa relación bastante interesante.

    Un saludo, muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s