Errante

sans-toit-ni-loi

Mona no es una desconocida. Hemos visto pasar su sombra a nuestro lado. La hemos visto caminar por las calles de las ciudades, por las carreteras, la hemos visto solitaria en los callejones, en las estaciones de ferrocarril, acompañada de perros flautas y drogadictos, la hemos visto acampar en las tapias de los cementerios o vivir en una casa ocupada, a Mona Bergeron la hemos visto por los aledaños de la vida y la hemos visto morir solitaria y sucia en una zanja del camino. Hemos sentido su hediondez, su suciedad, su hambre,  su sexo sucio y precipitado,  su frío a la intemperie. 

Pero Mona Bergeron no es una de las muchas expulsadas por el sistema a los márgenes de la vida, no es una desahuciada, ni una mendiga. Mona Bergeron simplemente dijo no en un momento, no a la sociedad del consumo, no a la sociedad pequeño burguesa de trabajo seguro y hogar. Mona Bergeron eligió los caminos como única ruta, eligió una libertad que acabó por destruirla. 

Agnes Varda, la abuela de la Nouvelle Vague, nos muestra en esta película casi documental los últimos días de esta vagabunda de la que apenas sabemos más que lo que vemos . Mona es una permanente interrogación, ¿ qué hace que una muchacha joven se lance a la vida errante? ¿Qué hace que una persona joven elija la degradación que supone asumir la suciedad , la miseria, la falta de referentes, la improvisación, la imposibilidad de un futuro estable, el caminar sin rumbo aceptando pequeños trabajos, pequeñas dádivas,  pequeñas humillaciones, ocupando casas, o acampando en cualquier margen de un camino? Mona nos enfrenta a una juventud que acaba por abandonar una sociedad que tal vez no acaba de comprender o en la que no acaban de encajar unos anhelos de libertad extremos.

Pero como suele ser habitual la presencia de Mona también cuestiona la propia vida, incluso el propio ser de los personajes con los que tropieza en el camino, la mujer que anhela poder amar con la libertad de Mona, la mala conciencia de una profesora universitaria, el filósofo alternativo devenido en cuidador de cabras y que justifica su propia miseria, el peón tunecino sin valor para decir no a su propia explotación, los jóvenes perroflautas drogadictos sin más meta que sobrevivir. 

Agnes Varda en ningún momento plantea ni una película social, ni nos da una respuesta moral a esta situación , simplemente nos muestra ese universo de una vagabunda y de unos personajes que en cierta medida también se sienten o viven un poco errantes, insatisfechos o confusos en ese deambular por la vida.

Magnífica película de esta excelente directora, que se inició con aquella Cleo de 5 a 7, y que ha ofrecido excelentes documentales ,  Daguerrotipos, Los espigadores y la espigadora o ese autorretrato que es Las playas de Agnes.

sin%20techo%20ni%20leySin techo ni ley ( Sans toit ni loi) (1985)

 dirigida por Agnès Varda

 protagonizada por Sandrine Bonnaire, Macha Méril, Yolande Moreau, Stéphane Freiss, Marthe Jarnias, Joël Fosse

Anuncios