Alta fidelidad

alta fidelidad 1

Cuando eres joven como flotando en el ambiente, sacada de una película adolescente de serie B, de la literatura al uso o del manual del psicólogo de urgencias, surgía esa idea de buscar mi lugar en el mundo, lo malo de lanzarse a buscar estas cosas es que al final puedes darte cuenta de que no tienes lugar alguno en el mundo o peor aún qué el único que tienes es el que ahora ocupas, es decir seguir viviendo instalado en la incongruencia, esto carece de importancia, pero hay quien se lo toma como una tragedia griega o un melodrama mejicano y se vuelve un tipo fúnebre y pesadísimo.

Pero lo peor no es tener que andar buscando ese lugar en el mundo sino que, quieras o no quieras, acabas encajando en él como una vulgar pieza de un puzzle predestinado. A eso es lo que se le llama madurar y adquirir responsabilidades. Es ley de vida, y casi siempre en ese proceso interviene una mujer. Las mujeres son siempre más razonables, y saben distinguir lo que es adecuado de lo que no lo es, lo que es importante de las fruslerías estúpidas de la vida. Las mujeres siempre parecen tener un plan que es el acertado. Parecen estar en el secreto del sentido de la vida. Los hombres vagamos como perdidos en el mundo, solitarios, anclados eternamente en la adolescencia, sin saber el camino y entonces, como caída del cielo, aparece una mujer que soluciona todas nuestras dudas y nos pone en el camino recto.  El sentido de tu vida soy yo, te dicen con un contoneo de caderas y caída de ojos incluida, que ya te deja atrapado para siempre, y es lo que tienen las mujeres llegaron al mundo con el manual de instrucciones de uso de la vida debajo del brazo y juegan con ventaja.

alta-fidelidad-2

Rob Fleming ,el protagonista de la novela de Nick Hornby, lleva media vida encerrado en su tienda de discos, haciendo listas absurdas, e intentando comprender lo incomprensible, el abandono constante por parte de las mujeres. Rob ha aguantado siendo un adolescente hasta los treinta y seis años, y eso es algo que ninguna mujer aguanta y menos una mujer que ya ha alcanzado el éxito profesional. Rob no es que no haya encontrado su lugar en el mundo es que está posiblemente en el único lugar en el que puede estar, su tienda de discos con sus dos amigos y empleados frikis, Dick y Barry. Él no entiende las causas por las que las mujeres le abandonan, pero porque simplemente no sabe que a una mujer de primeras se la puede impresionar con ciertos rollitos musicales y ciertas cosillas de listillo pero ellas siempre van más allá, y no se contentan con el eterno pringao de discoteca, de tienda de discos o de malos rollos existenciales. Las mujeres quieren lo que quieren, y Rob aún no ha podido confeccionar una lista con ese contenido. Esta buena novela de Hornby, un interesante escritor británico, nos muestra al tipo que se ha quedado estancado en una especie de abúlica arcadia adolescente, entre la música y la inoperancia, al final parece que una mujer, Laura,puede enderezarle , claro que con un tipo como Rob nunca se sabe.alta_fidelidad_3En el año 2000 Stephen Frears, el de aquellas lejanas y estupendas Mi hermosa lavandería, Ábrete de orejas o Sammy y Rossy se lo montan, y protagonizada por  John Cusack, adaptó bastante fielmente la novela de Hornby al cine, con los únicos cambios de situar la acción en Chicago en vez de en Londres y cambiar el apellido del protagonista. Una película entretenida, llena de música , de las listas confeccionadas por el  protagonista y un final más amable y más prometedor que en la novela.

Alta fidelidad(2000)

dirigida por Stephen Frears

protagonizada por John Cusack, Jack Black, Joelle Carter, Iben Hjejle, Tim Robbins, Joan Cusack, Lili Taylor

Anuncios