Breakfast at Tiffany`s : la película que no fue

La película que no fue es una vida que no vivimos. La película muerta. La película que se quedó en la imagen soñada.  Fotogramas imposibles. Actrices  nunca amadas. La película que no fue es la película flotando siempre en nuestra imaginación. La película imposible.

marylin capote

Truman Capote siempre imaginó a Marilyn Monroe encarnando a su Holly Golghtly.

Lula Mae  era una de las muchas garrulas que huían a la ciudad buscando un futuro. La ciudad como refugio y búsqueda de la propia identidad. La pueblerina Lula Mae se transforma en el Nueva York de aquella decáda , en lo que el propio Truman Capote llamaba un talentoso sin ningún talento definido, o un artista sin arte. El talento de Holly Golghtly es saber moverse por los ambientes sofisticados de la ciudad, sobrevivir con pequeñas propinas , o con otras propinas consolándose que ama un poco a los hombres con quien se acuesta. Holly a sus veinte años busca aún ese lugar en el mundo donde poder ser ella misma. Holly deambula por la vida intentando encontrar ese sitio reservado con su nombre. El Bar de Bell, la Quinta Avenida, Río de Janeiro, Buenos Aires o un safari en África, Holly puede recorrer el mundo siempre en esa búsqueda tal vez infructuosa.

A Holly nos la podemos encontrar en una calle de cualquier ciudad, fumando marihuana, bebiendo brandy o un martiny, seduciéndonos con esa mezcla de sofisticada vulgaridad y peculiar descaro. Holly es esa muchacha de veinte años que nos mira entre la inocencia aún de la infancia y la provocación de la mujer seductora. Holly parece soñar aún con cuentos de hadas y príncipes azules y al tiempo visitar a una capo mafiosos en la cantarina Sing Sing. Holly puede posar con el mismo aplomo delante de una comisaría que para una revista de modas. Holly es siempre la mujer desvalida, perdida en los callejones de la ciudad, en los salones de los grandes restaurantes, en las fiestas de los hoteles de renombre o en el lecho del último hombre que haya conocido. Holly ,  dejándose arrastrar por una corriente que no lleva a ningún lugar. 

TRUMAN1

Si Flaubert puedo decir sin sonrojarse “Madame Bovary c`est moi”, Truman Capote podría repetir Holly Golghtly, viajera, soy yo.

No es de extrañar que Capote pensase en Marilyn Monroe para encarnarla en el cine.. En cierta medida Marilyn es Holly,  la chica que siempre andaba buscando su lugar en el mundo, un hogar, un amor.  Perdidas en un mundo que nunca las aceptó. De amor en amor, siempre burladas por el destino y una suerte esquiva. La biografía de Marilyn bien podía haber servido para escribir esta novela.

Nunca se realizó esta película. La película que no fue, que nunca podremos disfrutar. Yo también he querido imaginar esa pelícual protagonizada por la rubia más rubia de la historia del cine. Falta una buena adaptación, con esa Holly de la novela, en su humanidad, en su sexualidad ambigua, en sus fiestas, en su manera de sobrevivir. Nos falta esa película ,que Marilyn sí hubiese podido protagonizar. Alguien debería plantearse hacer esa película.

Holly es Marilyn pero sobre todo es Capote, el muchacho homosexual llegado del sur a un Nueva York cargado de promesas, buscando un destino como escritor con ganas de triunfar y entrar en eso que se conocía como gran mundo. 

Marilyn-Monroe2

Tal vez la Holly viajera también acabase en cualquier cuartucho de hotel cargada de pastillas y decepcionada del mundo

Anuncios