La gran belleza

No hay certezas. Una farsa repetida. Ni sexo,ni éxito, ni famas infundadas. No caben creencias, ni recuerdos, ni  fiestas, ni  arte de vanguardia, ni  compromiso social, ni religión, ni  viejas y solemnes ruinas de un mundo que fue. La vida como una ilusión para engañar los sentidos. No cabe ya más creación que la propia decadencia. No podemos más que asistir como espectadores al final de una civilización.

La única certeza es esa mujer a la que abrazamos por la noche y que aún nos sigue amando a la mañana siguiente. El resto, sólo  fanfarria cargada de colorines como anuncio del próximo final.

la gran belleza 1

¿ Y si ya lo hemos contado todo? Si ya no queda nada nuevo ni viejo que contar. Para qué continuar garabateando unas páginas , juntar palabras, emitir enunciados, reflexionar sobre lo que ya está definitivamente caduco. ¿Y si no hay nada que decir?. Sólo la fatuidad, el sueño vanidoso de los cantamañanas creyendo en su propio talento.

Para Kafka escribir era no vivir. Mientras se escribe no se realizan esos actos cotidianos que llamamos vida. No se ama, no se pasea, no se atiende a una familia, no se cultiva el amor de una mujer. Escribir es un acto dedicado al yo más absoluto, el acto más vanidoso de la existencia, mirarse el ombligo.

Jep Gambardella ya lo ha dicho todo, no hay nada que contar. El amor pasó de largo, la vida que pudo ser se dio a la fuga sin razón. Frente a eso sólo queda, como diría el poeta, lanzarse de sexo en sexo alrededor de la vida. La actitud del diletante frente a la no vida. La impostura en medio del vacío no tiene más narración que la propia contemplación de la nada

grande-bellezza-2

Un sin fin de mujeres cuyos cuerpos,  no sus almas, pasan por la vida. Fiestas , artistas en ridículos performances, infantiles pintoras de inspiración onírica, burdeles, mujeres, y hombres siempre al borde del vacío, imposturas, mentiras,  falsos compromisos sociales de una intelectualidad caduca, la religión como espectáculo. Jepp,  un moderno Petronio, nos muestra la decadencia de una civilización que baila y ríe entre las ruinas mientras , como en el poema de Kavafis, esperan, esperamos la llegada de los bárbaros.

la-gran-belleza

Toda la película se mueve como la mirada de la impostura en los ojos de un diletante. Todo, como la desaparición de esa jirafa, es una ilusión, un truco para seguir viviendo. Toda la película se situa en una gran mentira. ¿Toda? No, toda no, el amor de Elisa, eso sí era una verdad que nunca cuajó. La única verdad, el resto, sólo una  farsa para creer que seguimos vivos.

ml_LA%20GRANDE%LA%20GRAN%20BELLEZA)_05_700

La gran belleza (La grande bellezza) 2013

dirigida por Paolo Sorrentino

protagonizada por Toni Servillo, Carlo Verdone, Sabrina Ferilli, Serena Grandi, Isabella Ferrari

la-grande-bellezza-2013-large-picture

Esperando entre risas a los bárbaros

Anuncios