París-Oslo : El fuego fatuo

No sé si la roca esa de Sísifo acabará aplastándonos o acarrearemos con ella por lo que nos queda de eternidad. Pero qué importancia tiene eso al lado del aburrimiento .El tedio , el gigantesco bostezo baudeleriano, el spleen que arrastramos silenciosos. La vida  se convierte en una  larga espera de que algo acontezca, un suceso que nos saque de la monotonía, del aburrimiento, de la falta de voluntad. Una esnifada, unas risas, una música, un cuerpo, el sueño de las posibilidades cargadas de fantasías o alcohol. Por las calles arrastrando el mismo agotamiento de un gesto aburrido, de un alma ajena a los ruidos en forma de conversaciones sin futuro. Todos los rostros son el mismo rostro, todos los anhelos son los mismos anhelos inútiles. París ,Oslo, Roma ,Madrid, el mismo y monótono camino hacia el aburrimiento que el paso del tiempo nos va imponiendo.

Mañana me mato
Mañana me mato

Hay un momento en el que la vida parece detenerse, incapaz de ofrecer algo más que una serie de escenas que ya no nos interesa. Escenas vacías, ridículas que sólo llevan a la posibilidad de seguir engañándonos por un momento. Hay ese momento en que la juventud se va escapando incapaz de ofrecer algo aún emocionante y nuevo.  Alrededor, cada acontecimiento anuncia un paso más hacia el inútil bostezo. Los amigos, que imaginamos felices en sus existencias ,parecen arrastrar la vida como el pesado fardo del que no somos capaces de desprendernos. Ni tan siquiera la belleza que antaño ejercía de máscara logra imponerse. Una vez más sólo el amor podría sacarnos de este absurdo, pero el amor está lejos, a kilómetros de distancia donde la voz pidiendo auxilio no llega.

fuego 31931, 1963, 2011. Las calles de París  o las calles de Oslo. Hay un momento en que aquellos que antaño nos acompañaron en lo que pensábamos nuestra aventura, ya no significan más que unas vidas vacía, tan vacías como la nuestra.. Todos están ahí sobrellevando el aburrimiento de la vida como una maldición de la que nadie pudiera escapar. El paso del tiempo nos va hundiendo aún más en la sima del tedio. Se pasaron los tiempos en que nuestra juventud era una garantía, ya ni eso logramos conservar, ni tan siquiera la esperanza de la nostalgia pude detener el revolver estallando en la sien o la jeringuilla cargando el paso de la sangre hacia nuestro corazón.

fuego 1En 1963 fue Louis Malle quien adaptó la novela El fuego fatuo (Le feu folletdel melancólico fascista y suicida Drieu la Rochelle, uno de los malditos de la literatura francesa del siglo XX. Malle nos dejó una película cargada de imágenes de Alain Leroy por un París que se le presenta sin sentido alguno, los reencuentros con sus viejos amigos sólo aportan aún más melancolía. Los viejos rostros del pasado empiezan a ser los rostros de unos desconocidos. Mañana me suicidaré, piensa Alain en el sanatorio donde se recupera de su alcoholismo. Mañana sólo cabe el suicidio, pero antes una vuelta por ese mundo de un pasado que ya no volverá. Unos amigos que ya son unos extraños en una ciudad como París, que también se muestra ajena en su deambular.

Magnífica interpretación de Maurice Ronet.

fuego 4
El paso del tiempo. Las veinteañeras acaparan las mejores presas.

2011. Las calles de Oslo rememoradas por la última visión de Anders. Una vida que ofrecía un futuro prometedor y esa búsqueda de un acontecimiento acabó en la destrucción.  Joaquim Trier retoma la novela de Drieu y la leva a la ciudad de Oslo en el año 2011 con un protagonista que se recupera de la adicción a las drogas y que antes de suicidarse también parte en busca de sus amigos y de la última esperanza de una entrevista de trabajo.  Todos sigue siendo ajeno, los amigos atrapados en sus vidas monótonas, en su desilusión por el paso del tiempo, por la pérdida de la juventud,  la falta de un porvenir. Anders como Alain en 1931 o en 1963 seguirá el mismo camino. Y es que continuamos sin encontrar un futuro que no nos arrastre hacia el puro y atroz aburrimiento.

El_fuego_fatuo-949833390-largeEl fuego fatuo (Le feu follet)  1963

dirigida por Louis Malle

protagonizada por Maurice Ronet, Léna Skerla, Jeanne Moreau, Yvonne Clech, Hubert Deschamps

oslo-31-agosto-poster-bOslo, 31 de agosto (2011)

dirigida por Joachim Trier

protagonizada por Anders Danielsen Lie, Hans Olav Brenner, Ingrid Olava, Øystein Røger

Anuncios

2 Comments

  1. De Drieu la Rochelle he leido el hombre a cabalo y me gusto bastante. Escritor fascinante por su vida, partidario de hitler y casado con una judía, su primera mujer lo era.

    Dandi y de ultraderecha, codeándose con toda la intelectualidad parisina de izquierdas y fascista hasta la médula. En fin, un tipo cuando menos interesante y desde luego nada vulgar. Lo de escrtor maldito me da que le viene como calificativo perfeco. A ver si leo mas de el y le daremos un vistazo a la película. Cuidate

    1. Sí es un escritor desconocido, esta novela del Fuego fatuo es excelente. Es uno de esos hombres atrapado en esa crisis de los años treinta que acabó mal para casi todos.

      Un saludo, muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s