Whiplash

whiplash-grito

n tipo ridículo en una película ridícula

 

A este tipo ya le conocemos. Le hemos visto de sargento instructor, de entrenador deportivo, de director de colegio, de coreógrafo. Está ya demasiado visto. Pero eso a los que manejan el cotarro de Hollywood no les importa, saben que estas historietas de sufrimiento y superación suelen gustar, y más en tiempos de crisis, incentiva el esfuerzo y la esperanza de alcanzar las metas. Estos tipos siempre andan con lo mismo, patadas en los cojones e insultos. El papel es agradecido y sobreactuado. Es el malo pero al final siempre acaba convenciendo de que lo hace por el bien del individuo en cuestión y la humanidad. Ahora nos ponen a un calvo fanático del jazz junto a un psicópata de la batería. Y volvemos a lo de siempre pero en plan cultureta con banda sonora de jazz como fondo musical. Empiezo a pensar que estos de la industria del cine llevan años tomándonos por idiotas y eso no es lo malo, sino que lo hacen tan bien que acaban consiguiendo que el público y la crítica acabe entusiasmados con estas películas. Una y otra vez se repiten los mismos esquemas. Supongo que ahora con la crisis es un revulsivo para que los becarios se esfuercen en hacer mejor las fotocopias, ensobrar y llevar café, que los jóvenes con sueldos miserables aprecien las patadas en los cojones y las humillaciones que te da el jefe para que te superes.

whipplasEn este tipo de películas siempre me ha parecido todo bastante ridículo. Esos gritos, ese rosario de humillaciones e insultos, esa psicologia de almacén de todo a cien. Ahora el calvo este pretende encorsetar la música más libre del mundo a su tempo. Descubrir a otro Charly Parker. No se puede ser más imbécil, en el sentido orteguiano del término. Parker fue uno de los grandes, un tipo que imitaba a Lester Young con un saxofón barato, repetía y aprendía de oído, sin método alguno, murió como un perro cargado de alcohol y heroína. No es verdad que Jo jones le tirara el platillo a la cabeza, nada es verdad en esta película. Parker no hubiera soportado al anormal calvo cargado de fanatismo que anda por las aulas de un conservatorio de mierda en Nueva York, es que sólo los más tontos se creen esta película, es como una especie de falso concierto en donde todo estuviese sobreactuado.
En frente un tipo que más parece una retrasado mental que un músico, un tipo agarrado a dos baquetas como quien se agarra a una cornisa para no caer en el más absoluto vacío. Nadie de los grandes del jazz quería ser grande, los grandes lo son, no quieren serlo, esa es la diferencia.

Ahora al tipo que hace de calvo le han dado un Óscar de esos, también se lo dieron al calvo sargento instructor de Oficial y caballero, hubo momentos en esta película que me temí que en alguna de estas orquestas apareciera Richard Gere, era lo que faltaba.

Y para terminar la frasecita de la película, para ponerla en un póster y meditar en las profundidades del pensamiento: Lo peor que se puede decir en este mundo es buen trabajo. Ánimo entrar en las salas de cine a ver estas películas aún es voluntario.

whip

 

Whiplash (2014)
dirigida por Damien Chazelle
. Con Miles Teller, J.K. Simmons, Melissa Benoist, Paul Reiser, Austin Stowell, Jayson Blair, Kavita Patil, Kofi Siriboe, …

Anuncios