Amor en los bajos fondos

brumas 1En los bajos fondos, en los muelles portuarios, en las vidas en constante fuga, el amor siempre es desgraciado. La niebla juega a dejadnos llevar por un sueño imposible. Ni Jean, ni Nelly, pensaron en un encuentro que aliviara por un instante su soledad , su miedo, su necesidad de sentir que la vida es algo más que el encierro cargado de miedo y asco o la fuga de un pasado que se empeña en aparecer en la memoria.
En los bajos fondos la niebla oculta el sol impidiendo volver a la vida. Todo se sumerge en ese mar de niebla que parece anunciar la zozobra de la vida. Panamá no es sólo una taberna,es un estado de ánimo imposible, una soleada mirada cargada de tristeza, de abandono, de tipos que solo pueden ver el lado oscuro de la vida como un presentimiento de que todos los actos de vivir sólo pueden acabar en el fracaso, una nadadora sólo es una ahogada. Jean ya es un muerto que atraviesa la niebla soñando con un amor imposible. Nelly sólo es la muchacha que siempre estará sola esperando la aparición de un verdadero amor. Los suicidas dejan sus identidades para que los otros emprendan huídas imposibles. En los bajos fondos, en los muelles portuarios, los cobardes siempre disparan a traición y los viejos celosos tienen la cara de Barba Azul. Plenitud y dolor homicida, los bajos fondos no saben del bienestar pequeño burgués de pastelería dominguera y mesa camilla. En los bajos fondos el amor tiene sabor a plomo y sangre envuelto en una gruesa capa de niebla.
brumas 5Mac Orlán escribió esta novela situándola en Montmartre, en los laberintos de sus calles, entre apaches y cabaret. Marcel Carné y Jacques Prévert la llevaron al borde del mar , al Havre, donde la libertad tiene forma de barco camino de Venezuela, donde los ojos de una muchacha, como en las películas, enamoran a primera vista; donde la muerte y el peligro acechan constantemente; donde los malandrines son de familia bien y los viejos comerciantes aún son capaces de actos innobles por su ración de carne joven. El amor nunca es sereno bajo la niebla de los muelles, ni en las calles empinadas de Montmartre ,donde la tristeza es siempre asfixiante.
brumas 4Carné realizó tal vez una de las grandes películas del cine francés, Prevert, el poeta, dejó unos magníficos diálogos cargados de lirismo, tristeza y desesperanza.  Eugen Schüfftan nos dejó una ensoñadora y asfixiante fotografía cargada de significados. Carné nos ofrece una muestra del mejor cine negro, un noir poético en medio de una profunda desolación. Una película con la mirada lejana, ausente del magnífico Jean Gabin, con la sonrisa , cargada de tristeza de Michèle Morgan. 
brumas cartelEl muelle de las brumas ( Le Quai des Brumes) 1938
dirigida por Marcel Carné. Guión : Jacques Prévert
Con Jean Gabin, Michel Simon, Michèle Morgan, Pierre Brasseur, Édouard Delmont, Raymond Aimos

Anuncios